lunes, 28 de julio de 2008

Dejémoslo solo a Bernardo
























Iba a poner una foto del bicho nefasto, pero después lo pensé mejor...

En uno de los últimos reportajes que le hicieran a Bernardo Neustad (QPND), y ante la pregunta sobre el motivo por el cual no estaba más en los medios, confesó que era porque no le tocaba el timbre ni el cartero.

Lo logramos. El mérito de “haberlo dejado solo” fue de todos los argentinos. Y fue mérito de la acción silenciosa de cada uno de nosotros. Sin saberlo, cada uno de nosotros cambiaba de canal cada vez que aparecía este individuo. O cambiaba de radio. O no compraba el diario donde escribía.

En su momento, habremos pensado algo así como “nada va a cambiar porque yo cambie”… y no fue así. Cambiamos nosotros y algo sucedió. Tremenda victoria.

En los amargos días que acaban de transcurrir, sin embargo, todos vimos como decenas de periodistas trataban de ocupar “la silla vacía” que dejara este personaje. Como si se estuviera disputando el campeonato de ver quién era más opositor al gobierno. Y quién estaba con "la gente".

Todo valió para mejorar la performance en esa lid. No es necesario que haga un racconto de lo sucedido, porque todos lo vimos y padecimos. Oposición y medios haciendo oposición. Son la misma cosa. Persiguen el mismo objetivo. Marcarle la cancha al gobierno de Cristina. Decidir quién debe abandonar el gabinete, quiénes debieran ocupar los cargos, cuáles debieran ser los temas de agenda, cuáles no, y así hasta el infinito.

En las actuales circunstancias, entiendo que resulta imperioso que volvamos a unirnos para hacer con la prensa canalla lo mismo que hicimos con su predecesor Bernardo: Dejarlos solos.

4 comentarios:

Rob Rufino dijo...

QNPD!!!

Rob Rufino dijo...

digo QPND..

Eduardo Real dijo...

No la pescaste..."Que en Paz No Descanse" :)

Politico Aficionado dijo...

Es una muy buena idea no comprar Nación, Clarín ni Critica, de hecho yo no los compro.

Aprovecho para contarles, que en algunos momentos de la reciente guerra gaucha, se me acercó a criticar algún cruzado del campo, cuando me veían leer página 12 en el tren, por supuesto los mandé al carajo.

La creación de medios alternativos como este blog es, seguramente parte de la batalla cultural en la que estamos empeñados.