viernes, 12 de septiembre de 2008

El rescate de Freddie y Fannie, o sobre cómo vestir al rey desnudo … otra vez

El domingo, antes de que el lunes los mercados asiáticos dictaran su veredicto, el gobierno estadounidense decidió rescatar a los dos gigantes hipotecarios, Fannie Mae y Freddie Mac, "invirtiendo" 200 mil millones de dólares de algunos plomeros. Y son los 'plomeros mundiales’, yo agregaría, ya que la guita verde es impresa en los States, pero almacenada mundialmente.

Seguro, esto no soluciona el problema de levantar las hipotecas ni del los precios decrecientes de las casas, pero tal vez pueda introducir cierta demora en el deslizamiento final.

Con un dólar débil y precios crecientes de materias primas, una cantidad enorme de dinero inundó los mercados emergentes durante los seis primeros meses del 2008. Sin embargo, y debido a un manojo de motivos, hoy día los mercados emergentes están cayendo a plomo.

Los motivos pueden llamarse “preocupaciones geopolíticas” en Rusia, “miedos a una burbuja” en China, “sobrecrecimiento” en Hungría, “confusión política” en Paquistán y Ucrania, “inflación creciente” en Vietnam, “revolver ollas podridas” en Argentina, etc. Todos estos mercados cayeron a plomo del 46 a 60 % a partir de entonces, y las extensiones de los productos de obligaciones soberanas de los mercado emergentes se han elevado a 330 puntos base sobre las letras del Tesoro.

Pero, espere un minuto… adónde se dirigen? A los States. ¡Y como en un lema argentino para una antigua campaña presidencial, puedo decir “Síganme, no los voy a defraudar!”.

Sí. Ellos están “volando a la calidad” derechito a la boca del lobo. Hace pocos meses, decir Baring, Bear Stearns, Lehman Bros., Mac, Mae, Washington Mutual, Merryll Lynch, AIG, etc. eran sinónimo de "acciones selectas". ¿Y ahora qué? Están vendiendo la mayor parte de las joyas de la abuela o están siendo rescatados directamente de sus cenizas por los representantes de los plomeros del mundo. Keynesianismo mundial. Todo para serle cobrado "democráticamente" al planeta. ¿Cuánto aguantará la golden card china de seguir siendo usada de este modo?

Si el capitalismo fuera una religión, yo diría que sus seguidores ya comieron por completo a sus propios obispos y ahora van por los cardenales. ¿Para cuándo el Papa? Son los propios cimientos del capitalismo los que crujen.

En 2001, un barril de petróleo costaba U$S 20-25. Hoy cuesta U$S 114-140. En 2001, el oro costaba U$S 150; hoy cuesta U$S 800. Y similares conclusiones pueden extraerse de los 23 productos básicos restantes del Índice S&P. O sea, más del 550%. ¿Cree alguien seriamente que la inflación estadounidense es 3-5% anual? Repito: ¿SERIAMENTE? ¿O será que decir 'al rey es desnudo' destaparía las puertas del infierno?

O bien los expertos mundiales perdieron la brújula y debieran ser despedidos ya mismo, o tienen que visitar a un psicoterapeuta urgentemente, o simplemente tratan de empomarnos una vez más a través de una prensa coimera, ciega y/o interesadamente sesgada.

Publicado simultáneamente con Dangerous Travels (en inglés)

No hay comentarios: