viernes, 31 de octubre de 2008

Más Fanon...

Increiblemente, la red está llena de referencias a Fanon, pero casi nada de Fanon. Apenas si pude conseguir cinco páginas de Los Condenados de la Tierra, en las que resume sus conclusiones. Quedan expuestas aquí las raíces (1950-) del hombre nuevo, de la descolonización y del tercermundismo que pocos años después seguirían Cuba, Argelia y casi todo el resto de Africa y Latinoamérica.










Franz FANON - Conclusión de Los Condenados de la Tierra

Compañeros: hay que decidir desde ahora un cambio de ruta. La gran noche en que estuvimos sumergidos, hay que sacudirla y salir de ella. El nuevo día que ya se apunta debe encontrarnos firmes, alertas y resueltos.

Debemos olvidar los sueños, abandonar nuestras viejas creencias y nuestras amistades de antes. No perdamos el tiempo en estériles letanías o en mimetismos nauseabundos. Dejemos a esa Europa que no deja de hablar del hombre al mismo tiempo que lo asesina dondequiera que lo encuentra, en todas las esquinas de sus propias calles, en todos los rincones del mundo.

Hace siglos que Europa ha detenido el progreso de los demás hombres y los ha sometido a sus designios y a su gloria; hace siglos que, en nombre de una pretendida "aventura espiritual" ahoga a casi toda la humanidad. Véanla ahora oscilar entre la desintegración atómica y la desintegración espiritual.

Y sin embargo, en su interior, en el plano de las realizaciones puede decirse que ha triunfado en todo.

Europa ha asumido la dirección del mundo con ardor, con cinismo y con violencia. Y vean cómo se extiende y se multiplica la sombra de sus monumentos. Cada movimiento de Europa ha hecho estallar los límites del espacio y los del pensamiento. Europa ha rechazado toda humildad, toda modestia, pero también toda solicitud, toda ternura.

No se ha mostrado parsimoniosa sino con el hombre, mezquina, carnicera, homicida sino con el hombre.

Entonces, hermanos ¡cómo no comprender que tenemos algo mejor que hacer que seguir a esa Europa?

Esa Europa que nunca ha dejado de hablar del hombre, que nunca ha dejado de proclamar que sólo le preocupaba el hombre, ahora sabemos con qué sufrimientos ha pagado la humanidad cada una de las victorias de su espíritu.

Compañeros, el juego europeo ha terminado definitivamente, hay que encontrar otra cosa. Podemos hacer cualquier cosa ahora a condición de no imitar a Europa, a condición de no dejarnos obsesionar por el deseo de alcanzar a Europa.

Europa ha adquirido tal velocidad, loca y desordenada, que escapa ahora a todo conductor, a toda razón y va con un vértigo terrible hacia un abismo del que vale más alejarse lo más pronto posible.

Es verdad, sin embargo, que necesitamos un modelo, esquemas, ejemplos. Para muchos de nosotros, el modelo europeo es el más exaltante. Pero en las páginas anteriores hemos visto los chascos a que nos conducía esta imitación. Las realizaciones europeas, la técnica europea, el estilo europeo, deben dejar de tentarnos y de desequilibrarnos.

Cuando busco al hombre en la técnica y el estilo europeos, veo una sucesión de negaciones del hombre, una avalancha de asesinatos.

La condición humana, los proyectos del hombre, la colaboración entre los hombres en tareas que acrecienten la totalidad del hombre son problemas nuevos que exigen verdaderos inventos.

Decidamos no imitar a Europa y orientemos nuestros músculos y nuestros cerebros en una dirección nueva. Tratemos de inventar al hombre total que Europa ha sido incapaz de hacer triunfar.

Hace dos siglos, una antigua colonia europea decidió imitar a Europa. Lo logró hasta tal punto que los Estados Unidos de América se han convertido en un monstruo donde las taras, las enfermedades y la inhumanidad de Europa han alcanzado terribles dimensiones.

Compañeros: ¿No tenemos otra cosa que hacer sino crear una tercera Europa? Occidente ha querido ser una aventura del Espíritu. Y en nombre del Espíritu, del espíritu europeo por supuesto, Europa ha justificado sus crímenes y ha legitimado la esclavitud en la que mantiene a las cuatro quintas partes de la humanidad.

Sí, el espíritu europeo ha tenido singulares fundamentos. Toda la reflexión europea se ha desarrollado en sitios cada vez más desérticos, cada vez más escarpados. Así se adquirió la costumbre de encontrar allí cada vez menos al hombre.

Un diálogo permanente consigo mismo, un narcisismo cada vez más obsceno, no han dejado de preparar el terreno aun cuasidelirio, donde el trabajo cerebral se convierte en sufrimiento, donde las realidades no son ya las del hombre vivo, que trabaja y se fabrica a sí mismo, sino palabras, diversos conjuntos de palabras, las tensiones surgidas de los significados contenidos en las palabras. Ha habido europeos, sin embargo, que han invitado a los trabajadores europeos a romper ese narcisismo y a romper con ese irrealismo.

En general, los trabajadores europeos no han respondido a esas llamadas. Porque los trabajadores también se han creído partícipes en la aventura prodigiosa del Espíritu europeo.

Todos los elementos de una solución de los grandes problemas de la humanidad han existido, en distintos momentos, en el pensamiento de Europa. Pero los actos de los hombres europeos no han respondido a la misión que les correspondía y que consistía en pesar violentamente sobre esos elementos, en modificar su aspecto, su ser, en cambiarlos, en llevar, finalmente, el problema del hombre a un nivel incomparablemente superior.

Ahora asistimos a un estancamiento de Europa. Huyamos, compañeros, de ese movimiento inmóvil en que la dialéctica se ha transformado poco a poco en lógica del equilibrio. Hay que reformular el problema del hombre. Hay que reformular el problema de la realidad cerebral, de la masa cerebral de toda la humanidad cuyas conexiones hay que multiplicar, cuyas redes hay que diversificar y cuyos mensajes hay que rehumanizar.

Hermanos, tenemos demasiado trabajo para divertirnos con los juegos de retaguardia. Europa ha hecho lo que tenía que hacer y, en suma, lo ha hecho bien; dejemos de acusarla, pero digámosle firmemente que no debe seguir haciendo tanto ruido. Ya no tenemos que temerla, dejemos, pues, de envidiarla.

El tercer Mundo está ahora frente a Europa como una masa colosal cuyo proyecto debe ser tratar de resolver los problemas a los cuales esa Europa no ha sabido aportar soluciones.

Pero entonces no hay que hablar de rendimientos, de intensificación, de ritmo. No, no se trata de volver a la Naturaleza. Se trata concretamente de no llevar a los hombres por direcciones que los mutilen, de no imponer al cerebro ritmos que rápidamente lo menoscaba y lo perturban. Con el pretexto de alcanzar a Europa no hay que forzar al hombre, que arrancarlo de sí mismo, de su intimidad, no hay que quebrarlo, no hay que matarlo.

No, no queremos alcanzar a nadie. Pero queremos marchar constantemente, de noche y de día, en compañía del hombre, de todos los hombres. Se trata de no alargar la caravana porque entonces cada fila apenas percibe a la que la precede y los hombres que no se reconocen ya, se encuentran cada vez menos, se hablan cada vez menos.

Se trata, para el Tercer Mundo, de reiniciar una historia del hombre que tome en cuenta al mismo tiempo las tesis, algunas veces prodigiosas, sostenidas por Europa, pero también los crímenes de Europa, el más odioso de los cuales habrá sido, en el seno del hombre, el descuartizamiento patológico de sus funciones y la desintegración de su unidad; dentro del marco de una colectividad la ruptura, la estratificación, las tensiones sangrientas alimentadas por las clases; en la inmensa escala de la humanidad, por último, los odios raciales, la esclavitud, la explotación y, sobre todo, el genocidio no sangriento que representa la exclusión de mil quinientos millones de hombres. (Las tres cuartas partes del total en el momento en que esto se escribe)

No rindamos, pues, compañeros, un tributo a Europa creando estados, instituciones y sociedades inspirados en ella.

La humanidad espera algo más de nosotros que esa imitación caricaturesca y en general obscena.

Si queremos transformar a Africa en una nueva Europa, a América en una nueva Europa, confiemos entonces a los europeos los destinos de nuestros países. Sabrán hacerlo mejor que los mejor dotados de nosotros.

Pero si queremos que la humanidad avance con audacia, si queremos elevarla a un nivel distinto del que ha impuesto Europa, entonces hay que inventar, hay que descubrir.

Si queremos responder a la esperanza de nuestros pueblos, no hay que fijarse sólo en Europa.

Además, si queremos responder a la esperanza en los europeos, no hay que reflejar una imagen, aun ideal, de sus sociedad y de su pensamiento, por los que sienten de cuando en cuando una inmensa náusea.

Por Europa, por nosotros mismos y por la humanidad, compañeros, hay que cambiar de piel, desarrollar un pensamiento nuevo, tratar de crear un hombre nuevo. (Páginas 287 a 292)

Franz FANON

Publicado simultaneamente con Artepolítica

PD: Luego de escribir este artículo, conseguí y levanté aquí "Los Condenados de la Tierra"

jueves, 30 de octubre de 2008

Inseguridad y Delito: Lo Sospeché desde un Principio!


A raíz de un post de Jorge Schussheim días pasados en Artepolítica sobre el tema inseguridad, se me ocurrió verificar si una sospecha que yo tenía desde hace años era sólo idea mía o efectivamente había con que respaldarla.

¿Y cuál era la sospecha que acabo de confirmar? Que la “inseguridad” de la que hablamos de la mañana a la noche refleja más el humor social que los medios decidan imprimirle a la sociedad que lo que con numeros puros y duros pueda sostenerse.

Dicho en otras palabras, no existe una correlación objetiva entre la cantidad real de delitos y su percepción social como inseguridad. O dicho de otra manera, si se quiere: el delito podría realmente estar bajando fuertemente y la sociedad percibir que está aumentando la inseguridad. O viceversa.

En qué me baso para sostener esta tesis tan poco “convencional”? En que las cifras reales de delitos son muchísimo mayores que las que estamos acostumbrados a digerir diariamente a través de los medios.

Para ser más claros: de cuántos homicidios, robos, violaciones y secuestros toma conocimiento usted por cada día? 1? 2? Eventualmente 3? Tenga presente que en muchos casos, se trata de un mismo delito que luego se desarrolla mediáticamente durante varios días, meses o años (caso María Soledad, Nora Dalmasso, el Ingeniero, etc.). Cuántos delitos por día dijo? 3-4? Bueno, no, hay 253.

253 homicidios, robos, violaciones y secuestros POR DIA es lo que arrojan las cifras oficiales de denuncias sólo en las Fiscalías con asiento en la Ciudad de Buenos Aires y las Fiscalías Federales del interior del país durante el año 2006.

Estas son las cifras oficiales del delito. Están aquí. Ah, si, Moreno… tiene razón, la estadística, la manipulación… el IndeK, claro. Bueno, no. Si estas cifras las publica Moreno, en tal caso se volvió loco. Porque lo que le está diciendo es que la cantidad real de delitos es muchísimo mayor que lo que usted cree que es.

Y tenga presentes que las cifras podrían ser aún mucho mas grandes, si tiene presente que muchos robos o violaciones no se denuncian, que aquí en estas cifras no están contempladas las muertes dudosas, los homicidios culposos, estupros, hurtos, etc. y que tampoco se incluyen las denuncias en las fiscalías provinciales. 253 delitos POR DÍA, está claro? No 3 o 4 por día.

Ahora bien. Supongamos que viene Súper-Blumber, acompañado de Patti, Rucucu y Drácula, y de la noche a la mañana, bajan la imputabilidad hasta los lactantes, picanean en la salita rosa, y consiguen bajar el delito al 10%. Bajaríamos de 253 delitos por día a 25 delitos por día, verdad? Golazo de la mano dura. Bien.

Ahora imagínese que TODOS LOS DIAS la prensa le muestre los 25 secuestros, homicidios, robos y violaciones de cada día. Usted se vuelve loco. Sale Rita de Lázzari pidiendo mano dura, gatillo fácil, descuartizamiento fácil y demás. Pero señor… bajaron el delito en un 90%! Son unos capos…! No señor… La inseguridad aumentó! Nunca vimos 25 crímenes, violaciones, robos y secuestros por día. La inseguridad está aumentando, no bajando… Pero señor, … No, no y no!

En fin. Yo sé que al que le mataron, violaron o secuestraron UN amigo o familiar, se caga de risa de las estadísticas. Pero la realidad es la realidad, y no hay con qué darle. Una cosa es lo que sucede y otra cosa su percepción, mi amigo.

Publicado simultáneamente en Artepolítica

miércoles, 29 de octubre de 2008

La Hora de Recordar a Fanon

En estos días en el que los colonizados mentales salen a defender lo ajeno como si fuera propio, es bueno recordar a Frantz Fanon. Cuando la resistencia francesa lo reclutó en la colonia de Martinica en 1943 para echar a los alemanes, Fanon luchó como el más francés de los franceses.

Había crecido incluso con la convicción de que las colonias francesas antillanas eran superiores a las colonias francesas africanas.

Luego de Normandía, la contraofensiva aliada comienza a dar resultados y los franceses cruzan el Rhin rumbo a Alemania. Los reporteros de guerra comienzan a fotografiar al ejército vencedor. En este momento, los franceses echan a punta de fusil a los negros y mulatos de sus filas. La victoria de la foto era sólo para los franceses.

Es en este preciso instante en que Fanon se notifica de que él no es ni francés ni es blanco. Es apenas otro negro más de la colonia francesa de Martinica que al momento de ser reclutado como carne de cañón creyó ser otro francés. Un par de los vencedores.

Este choque contra la realidad le produce el quiebre necesario para advertir plenamente su condición de colonizado. Y sus escritos comienzan a ser el faro del tercermundismo y la descolonización. Concibe originalmente al hombre nuevo cuya construcción completaría luego el Che, y terminaría por liberar Argelia y a casi toda Africa en los ’60.

En la medida en que no se produzcan los quiebres mentales necesarios, seguiremos siendo los Fanon "afrancesados" que exhiben impúdicamente los cagatintas de LA EMBAJADA.

Publicado simultaneamente con Artepolítica

viernes, 24 de octubre de 2008

Populismo Setentoso...

Quienes tenemos algunos años, sentimos la abstinencia mística de la época. Todo era épico entonces, hasta las cosas más insignificantes. Visto a través del vidrio desangelado de los tiempos “neocon”, Bombita Rodríguez nos hace reir. Qué ilusos que éramos. Todo podía cambiar. Pero no.

Algunos que percibimos ciertos signos de que ese riquísimo proceso de cambio podría haber sufrido sólo una pausa histórica de 30 años, nos ilusionamos, por qué no, de que la historia podría retomarse. Sea o no el caso, permítanme, sólo a través de aquella música, recrear un poco el “air du temps” de fines de los 60 y principios de los 70.

Quilapayún - El Pueblo, Unido


Quilapayún - Que la Tortilla se Vuelva


Quilapayún - Qué Dirá el Santo Padre


Inti Illimani – Mercado de Testaccio (Cortina de “Sin Anestesia”)


Olimareños – Al Guerrillero Heroico


Olimareños – Cielito del ‘69


Pedro y Pablo – Marcha de la Bronca


Pedro y Pablo – Yo Vivo en una Ciudad


Daniel Viglietti – A Desalambrar


Víctor Jara – Te Recuerdo Amanda


Piero – Para el Pueblo lo que es del Pueblo


Salvador Allende – Su Ultimo discurso desde La Moneda (11/09/73)


Fidel Castro – Carta de Despedida del Che


Carlos Puebla – Hasta Siempre Comandante


Simon y Garfunkel – Los Sonidos del Silencio


Claudina y Alberto Gambino – La Mala Reputación (Georges Brassens)


Publicado simultaneamente en Apuntes Desde la Centroizquierda

jueves, 9 de octubre de 2008

Hijos de Puta...!




















Otro daño colateral. Mientras la corte de gringolandia se ocupa del problema que los sonares militares provocan a las ballenas, leía ayer en el NYT esta nota, hasta que vi la foto que me pateó el cerebro. Se trató de una operación en Azizabad, oeste de Afghanistán, el 22 de agosto de 2008, en la que los invasores a cargo de David D. McKiernan asesinaron entre 30 y 35 personas, y que había sido reportada originalmente como entre 5 y 7, según fuentes del ejército invasor.

Según el gobierno títere de Hamid Karzai, estas cifras se elevan a 90. Supuestemente, se trataba de un ataque aereo contra un grupo Taliban. Hasta que empezaron a circular por internet las fotos de los “Taliban” muertos. Ahí están. Son los de la foto. El tribunal de La Haya tiene que intervenir de modo urgente y ahorcar a este loco que está reventando al mundo entero… Ya!

Nota: El 20 de enero del 2009 la rata y su gavilla deben abandonar el barco. El Presidente del Colegio de Abogados de Massachusetts, Lawrence Velvel, presidirá el Steering Committee encargado de la persecución penal por crimenes de guerra. Contacto: sherwoodr1@yahoo.com