viernes, 10 de abril de 2009

Chivas


Voy a contar una pequeña anécdota. En el año 2001 fui a España por laburo. El laburo consistía en observar y registrar las condiciones de producción de distintos establecimientos agropecuarios. Cuestión que recorrimos desde Cáceres, en el oeste, a Barcelona en el este, hablando con productores de distintas escalas.

En una de las granjas que visité, cerca de Valencia, observé la maquinaria de última generación que empleaban. El punto es que el “campo” en el que se usaban tenía no más de 5 has. Como me llamó la atención semejantes fierros para nada (o casi nada), le pregunté al dueño sobre semejante despropósito. “Bruselas”, me dijo. ¿Cómo Bruselas? repregunté. Bueno, me dice, de esta cosechadora yo sólo pagué el 50%, para el resto, Bruselas me dió un “prestamo no reintegrable” (traduzco: Bruselas me regaló).

Vamos a la granja que estaba al lado, que tenía un tambo de chivas. La chiva más jóven tendría no menos de 25 años. Ninguna tenía casi dientes, por lo que mal podrían producir más de 2-3 litros de leche. Como también me llamó la atención el estado calamitoso del plantel, le pregunté al tipo cómo podía producir en estas condiciones. ¿Producir? ¡Que a mí el gobierno (Bruselas again) me paga subsidios por cabeza, no por litro, coño!

Bien. Salí de mis entrevistas desconcertado por la “ineficiencia” del primer mundo.

Cuando estábamos llegando a Madrid de regreso, le pregunté al coordinador por UE de mi visita sobre todos estos interrogantes, porque seguía sin entenderlo. ¡Y se hizo la luz! La respuesta me dio vuelta el bocho de arriba abajo: Me dice el tipo “El objetivo de la UE no es que produzcan mucho." De hecho, por esa época había excedentes de leche, quesos, carne, manteca, etc. "El real objetivo es que los tipos se queden en su pueblito de origen. Producir arraigo en el interior. Que no migren a una chabola (villa miseria) de las grandes ciudades. Porque ahí el dinero que ahora gastamos en sostener la “ineficiencia” de los productores, deberíamos gastarlo en seguridad.”

Realmente, este cambio de paradigma para mí fue revelador. En efecto, de los seis accesos a Madrid, entré y salí por cuatro. Cero “chabolas”. Y lo mismo en las demás ciudades grandes (Zaragoza, Valencia, Castellón, Barcelona, etc.). Nada.

Lamentablemente, por nuestra inexistente conciencia de clase, asumimos que lo que es bueno para los empresarios (eficiencia), es bueno para nosotros también. Y es exactamente al revés: El máximo de eficiencia se lograría produciendo con cero trabajadores, o con esclavos.

Pero para que nos caiga la ficha a nivel social ésto que yo experimenté en lo personal, va a pasar mucho tiempo. Porque la lógica que nos imprimen los medios es otra, la de sus dueños, la del stablishment. Y nosotros lo creemos. Espero que algún día despertemos.

2 comentarios:

Maricé dijo...

Excelente. Tan simple y tan contundente.
Acá hacen exactamente lo contrario. Es historica la expulsión de los habitantes del campo hacia las villas
Muy buen post

Christian dijo...

Muy interesante realmente. Creo que Kunt teorizó sobre el tema, relativizando el progreso.

Coincido también con que uno interpreta la realidad con las anteojeras con las que vino de fábrica, o con las que le hicieron en la vida.

Devolviéndote la gentileza, te paso el link de un artículo que discutimos sobre el tema:

¿La única verdad es la realidad? o ¿Quién ganó en Salta?