jueves, 2 de abril de 2009

Raúl, Querido, ...



De silbatinas y caceroleos. El discurso de Alfonsín en La Rural, 1988. El día que silbaron a Alfonsín, Alchouron, el Presidente de la SRA, sostuvo que "el estado confisca una parte sustancial del ingreso de la producción agropecuaria para cubrir el déficit de la ineficiencia estatal". Para los que no tienen memoria. Para los que hoy exigen el consenso como única vía de construcción. Como si entre secuestrador y secuestrado, el consenso fuera una via legítima. O como si secuestrador y secuestrado fueran lo mismo.

1 comentario:

DIEGO dijo...

MUY BUENO ALFONSÍN CALIENTE CONTRA LOS AGROGARCAS.

LO MALO ES QUE LOS "HEREDEROS" DE ALFONSÍN NO PARAN DE OFRECERLES COSAS PARA TENERLOS EN SUS FILAS.

Y LOS PERIODISTAS "PROGRES" QUE DEBERÍAN SER AGUDOS DECLARAN "Y aprendimos a hacer un periodismo tan libre como se puede hacer en un sistema capitalista, que –mal que nos pese– es el más libre de los sistemas."
UFFF, DESPUES DE ESTO TUVO UN ORGASMO YA SABÉS QUIEN.

ES UNA VERDADERA JODA ESTO DE PRENDERSE DEL EQUECO DE ALFONSÍN QUE YA PARECE UN ARBOLITO DE NAVIDAD LLENO DE COLGANTES DE COTIS, GORDAS, CLETOS, MEIJIDES, MORAEUS, STRUBRINES, Y LAS BRILLANTES PELADAS DE LOS JÓVENES RADICALES JESUSES RODRÍGUEZ.

¿CUÁL SERÁ LA NOTICIA QUE IMPORTE EL DÍA LUNES?