jueves, 30 de julio de 2009

Hablar es Gratis


Andando por los medios uno encuentra soluciones para todo. Y, pucha, si algunas hasta parecen lindas. Hasta que hablamos con los que saben y nos aclaran como es la cosa.

Así, tiempo atrás la "solución mágica" era bajarle el IVA a los alimentos. Cuando en su momento desde este espacio hablamos con alguien que nos pudiera desasnar, advertimos que mover el IVA sólo funciona cuando se lo sube, no cuando se lo baja. El mecanismo ya lo conocemos hasta el hartazgo, sólo que queda bien pedir la reducción del IVA a los alimentos.

El ejemplo más típico es el Mercado de Hacienda de Liniers: Cuando en Liniers sube la hacienda un 10%, al instante sube otro tanto en la carnicería. Pero cuando en Liniers baja un 10%... ¿Baja un 10% en la carnicería? Nope. En vez de bajar, se lo queda "la cadena" (matarifes, frigoríficos, distribuidores, el carniza, etc.). Resultado: El Estado pierde recursos, y no los gana el consumidor, sino que en el medio alguien se queda con la diferencia. Traducido: El Estado en bolas, el consumidor puteando y Coto más gordo.

Otra "solución mágica", cuando se discutía la 125, era "Segmentar las Retenciones", para que los "pequeños y medianos terratenientes" no pagaran lo mismo que Grobocopatel. La pregunta que nadie pudo responder nunca al respecto fue "Y cuánto tiempo tardaría Grobocopatel en transformarse en 200 Grobocopatelitos?" Nada. 10 minutos y ya tenemos 200 nuevos "pequeñísimos productores" pagando el mínimo.

Ahora, la nueva "solución mágica" para terminar con la pobreza, la indigencia y demás yerbas se llama Asignación Universal por Hijo. Para el que nunca gestionó ni siquiera un kiosco, encontré la respuesta de alguien que sí lo hizo y dejó un comentario en un blog. Se llama Azul, su blog se llama "Cuestiones de Política" y dice lo siguiente:

"Hola. Mi nombre es Azul y hace varios años que trabajo en un programa nacional de subsidios. La verdad es que me sentí tentada a contarles de qué se trata la realidad de esto (y no lo que se lee en internet o se mira por TV).

La primera cuestión es sencilla pero vital:

- El Estado Nacional no puede garantizar actualmente la fidelidad de los datos de registro civil de niños-. Los registros civiles son instituciones municipalizadas. Sacando los aglomerados urbanos, es muy difícil hablar de informatización en lugares remotos. Por otra parte, la población que se encuentra en peores condiciones de pobreza, además es afectada por una tradición de no registro de niños (caso Tobas en CHACO) entre otras cuestiones.

Se calcula un número cercano a los 70 mil niños no registrados.

Para avanzar en este problema de registro, que sería el punto inicial de una propuesta de universalidad, se presentó un proyecto de ley, que sigue sin poder tratarse, para modificar el mecanismo de inscripción de niños, vinculando el momento del parto y dando aviso al registro civil desde la unidad sanitaria. Es lindo el proyecto pero ya lleva dos años en un cajón (lo presentó la entonces Senadora Dra Alicia Kirchner).

Supongamos que nos decidimos a mejorar el sistema de registro, votamos la ley y comenzamos a registrar mejor a los que nacen (luego de hacer una inversión en capacitación e informatización en todas las unidades sanitarias del país - aprox. 800 mill u$s en 4 años) Tendríamos que hacer un trabajo específico con los casos de niños que aún no están registrados, con personal del Estado que "bucee" el territorio nacional buscando niños sin DNI!.(unos mil mill u$s más por otros 4 o 6 años)

Bien, tenemos todos los chicos registrados.

Problema número 2:

PRESUPUESTARIO

Actualmente una idea de este tipo es inviable en términos de financiamiento, tendríamos que tomar alguna medida impositiva. Yo en esto opino volver sobre el temita de las retenciones al campo /jaja/.

Pero supongamos que tenemos la plata - se la pedimos a algún organismo internacional que estas ideas les encantan-

Si bien el pago específico del subsidio se realiza en forma centralizada vía Banco Nación, existen otras inversiones que se hacen en forma descentralizada con las provincias para asegurar el pago y la atención de beneficiarios (por ejemplo si nace un nuevo niño que por algún error no haya sido registrado)

Esto implicaría una importante suma de dinero que debería ser transferida a las provincias vía prespuesto nacional, ya que es gasto nacional.

Si no, ya que estamos cambiamos el clasificador prespuestario y la ley de coparticipación federal. Lo que nos vendría bárbaro también sería revertir la descentralización del sistema de salud y volver todos los hospitales a la nación, así trabajamos tranquilos...

Bueno tenemos los pibes, tenemos la plata, a pagar!!!

¿Cómo pagamos? Mi experiencia personal y otras opiniones que recogido en todo este tiempo de la gente que se dedica realmente a esto (caso ANSES) nos muestra que la forma más transparente de pagarle dinero a alguien es en persona.

El sistema de información que permite dar de baja a una persona fallecida tarda hasta 6 meses. Con lo cual, con tarjeta, podríamos pagar el subsidio a un muerto durante todo ese tiempo.

Por otra parte, y disculpen la sinceridad, la gente que realmente necesita este dinero, no sabe usar el cajero.

Cuestiones de accesibilidad: La cobertura más importante de redes de pago es la de ANSES, ya que ha desarrollado mecanismos alternativos, como banco móvil y agentes pagadores como el Correo Argentino. Sin embargo, la cobertura no es total.

Para pagar subsidios en Santa Victoria Este, pcia de Salta, se necesita un avión del ejército, que lleva al agente pagador, en el pueblo por otra parte, se organizan camiones que con dos días de anticipación, van recolectando a la gente en los parajes.

Con todo esto les quiero decir que no pueden estar mirando a Dinamarca cuando hablan de los argentinos que sufren la pobreza, no tenemos punto de comparación.

Y por otra parte quisiera incoporar otra cuestión a esta discusión y es que la afirmación de que de la pobreza se sale con ingresos económicos no es del todo cierta.

Si no, pueden uds visitar Estanislao del Campo, en el medio de la pcia de Formosa, pequeño pueblo indígena y quedar, como yo, atónitos al ver el ranchito de 2 x 3 mts hecho de barro y ramas, sin agua de ninguna fuente, pero con antena de direct TV. Sí, aunque no lo puedas creer. Si alguno lo recuerda a Maslow y su teoría sobre las necesidades de los seres humanos, acá se confirma lo contrario.

La conexión con la TV logra el efecto más impactante en ese ser, en esa persona. Que es convertirlo en un ser social, desde el medio de la nada, lo inserta en la sociedad de todos los que miramos TV, sin más. No le importa el agua, le importa la sociedad que mirá a lo lejos.

No puede gastar ese dinero en un objeto, como ser, un jean, porque no tiene donde comprarlo, o tiene que hacer 180 km en algún medio, incluso a caballo, para llegar al pueblo más cercano.

Entonces, resumiendo, la asignación universal por hijo en Argentina es una fantasía infantil de gente que no tiene experiencia en gestionar nada, disculpen, pero esa es mi opinión.

Por qué no pensamos algo un poquito más útil? que vaya a lo profundo del asunto, al corazòn de la deuda interna argentina?"

5 comentarios:

Lic. Baleno dijo...

En efecto, a veces se bastardean los problemas organizativos, o se ningunea el tremendo esfuerzo presupuestario (guita) que se necesita para que un sistema asi funcione medianamente bien.

guille dijo...

Eduardo ,todavia le estan pegando ,nunca es triste la verdad...

donchango dijo...

Esto es simplemente de lo mejor que he leído. Y, si me permite la desfachatez de un comentario, la única forma de hacer que las cosas pasen es militando.
En cuanto al direct tv en los ranchos, yo vi lo mismo y es que los pobres piensan distinto a lo que pensamos los de clase media.
Tal vez una inversión en algo más importante que la tele no les resultaría tan necesaria...

Martín LatinoameriKano dijo...

Es muy pero muy bueno lo que publicaste Eduardo.

Solamente una diferencia con Azul, posiblemente me equivoco, ojo. Pero no me convence cuándo dice lo del cajero, yo creo que lo mas fácil es darle una tarjeta a esa persona para que compre en forma directa y no tenga que sacar el dinero vía cajero, sinó que vaya a un super, elija lo que necesita, le de la tarjeta a la cajera y listo.

Ahora bien, en el caso que no tengas un super, un almacén, ni un negocio que venda Jeans a 10 km a la redonda y... si, se hace jodido.

El Repúblico dijo...

Gran hallazgo el suyo Eduardo. Muy sensato y coherente lo que plantea Azul. A ver si los reyes del sentido común alguna vez se toparan con gente como esta mujer.
Saludos!