jueves, 20 de agosto de 2009

La "Nueva Política" de Binner

Binner: ¿Billetera (progresista) también mata galán?

Los cheques del “Astra de la felicidad” en tiempos de campaña
Por Pablo Almena*

En al menos dos oportunidades funcionarios del gobierno provincial se llegaron a la localidad de Elortondo para entregar casi medio centenar de subsidios a personas individuales. Sin un marco jurídico que se conozca y dé explicación a tamaña erogación de fondos. Sin formularios. Sin asistentes sociales conocidos. Sólo ante la presencia de algunos referentes del FPCyS de esa localidad que forman parte de la lista que pretende competir en los próximos comicios. Los actos se realizaron en el edificio de la FAA. También aparecieron cheques de este tipo en Firmat, Miguel Torres, Labordeboy, y San Francisco de Santa Fe. En los buenos tiempos, también hay nubarrones.

(Elortondo) Si les relatáramos que en los últimos dos meses llegaron a Elortondo (entre otras localidades) al menos en dos oportunidades vehículos pertenecientes al gobierno para distribuir casi medio centenar de cheques de los más variados montos, sin que exista plan gubernamental, trámite burocrático, marco jurídico que los justifique (por lo menos a priori) ¿Usted qué pensaría?

¿Y si le dijésemos que todo aquello se realizó en un edificio que no tiene nada que ver con el estado comunal local, ni provincial, ni nacional; y que esos fondos se entregaron en presencia de dos o tres personas claramente identificadas con una de las listas que está dispuesta a competir en los próximos comicios en los que se elegirán autoridades comunales? De seguro balbucearía un: “¡estos peronistas son terribles! ¡No aprenden más!!!” Pero espere… No se apure.

Si le dijéramos que los cheques pertenecen a varias cuentas gubernamentales, que muchos de ellos son correlativos, y que están firmados por funcionarios que actualmente están en gestión de gobierno; y que muestran como certificado de lo actuado sellos de las reparticiones oficiales a las que pertenecen ¿Qué acotaría? Ahora sí se despacharía con un: "¡Kirchner y la gran siete!!!". O con un: "¡Reutemann corrupto, no le bastó con lo de las garrafas que denunció Binner!!!". Agregando un: "¡qué indignación, madre mía!!!". Bueno. No todos los gatos son pardos. En este caso los que estarían utilizando recursos del estado para hacer política partidaria de lo más elemental (¿la vieja política de comprar votos, no?) serían funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia (gente de Binner) y lo hacen con la billetera (en este caso chequera) del gobierno de la provincia de Santa Fe. Junto a ellos los referentes locales del Frente Progresista Cívico y Social de Elortondo, no se mueven ni por un segundo. Saludos. Sonrisas. Casi fotos. No hay asistentes sociales. No hay programas vigentes ni planillas para rellenar, ni expedientes, ni nada. Es ir, saludar y pedir. ¿En qué se diferencian estos tiempos de los otros?

El “Astra de la felicidad”

La primera visita del Chevrolet Astra verde con chapa de la Gobernación de la Provincia (patente DPE 768) de la que tenemos registro, fue el 19 de junio pasado. Llegaron y se detuvieron en el edificio de la Federación Agraria Argentina de Elortondo sito en calle Belgrano 814, y luego de algunos prolegómenos se dispusieron a iniciar la tarea para la que habían llegado hasta esa localidad del sur santafesino: repartir dinero junto a referentes de segunda línea del FPCyS locales (el ex presidente de FAA Juan Ramón Ferreyra y el revisor de cuenta, empresario y mediático Jaime Querol) ¿Serían subsidios enmarcados en algún programa provincial? ¿De ser así no debería haber participado (o no debería haberse anoticiado siquiera) a las autoridades comunales? La respuesta de un político tradicional sería: ‘no, esto es política y estamos en campaña’. Pero la mayoría de nosotros coincidiríamos que cuando se le dijo ‘no a Rafael Bielsa’ de una forma tan clara, y sí a Hermes Binner se estaba votando también en contra de este tipo de actitudes. Creo. En aquella oportunidad (19 de junio) se entregaron cheques del Nuevo Banco de Santa Fe cuyo número total no podemos determinar.

Los mismos corresponden a la serie de cheques cuya numeración va del Nº 41734200 y 41734300 en adelante, y del 41733500 en adelante (los últimos tres dígitos los preservamos porque la idea no es abochornar a las personas que fueron beneficiadas sino sindicar el proceder de algunos dirigentes locales y provinciales que hacen política partidaria electoral con fondos pertenecientes al gobierno provincial).

PUEBLO Regional cuenta con al menos 13 copias de los cheques que quedan a disposición de la justicia. La mayoría de estos cheques tienen fecha del 10 de junio y del 1 de julio (nótese: antes del 28J y después de la mencionada fecha). La firma de los cheques corresponden, en los cheques de los que disponemos, al señor Oscar Pasquinelli (Jefe de División, ‘Habilitación 2ª Circ. D.G.A’. del Ministerio de Desarrollo Social) y al Dr. Roberto S. Casa (Jefe de División Registros. ‘Habilitación 2ª Circ-D.G.A.’, del Ministerio de Desarrollo Social). No resulta comprensible esta actividad gubernamental al margen de los carriles institucionales correspondientes. Suena demasiado parecido a unas cuántas cosas que oímos criticar a algunos referentes de esa misma fuerza política, peor respecto de otras. La paja en el ojo ajeno.

No en vano el ‘Astra’ es verde: la esperanza de cobrar los cheques

El martes 28 de julio la convocatoria era para las 13:30 hs, nuevamente en el edificio de la Federación Agraria Argentina (sito en calle Belgrano 814). Pero vaya a saber uno porqué vaivenes la comitiva a bordo del Chevrolet Astra verde con chapa de la gobernación de la provincia y patente DPE 768, llegó desde Rosario (desde la Dirección General Administrativa de Mendoza 1085 P.1) con varias horas de retraso. Los funcionarios provinciales del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Santa Fe concurrieron a la cita promediando las 16:30hs. Y allí sí comenzaron a entregar las ‘ayudas’, en lo que a esta altura podríamos denominar ‘la sede del gobierno provincial para-estatal’ que funciona en el edificio de la Federación Agraria Argentina de Elortondo, donde simples militantes del FPCyS entregan y tramitan fondos que parecieran ser (queremos creer) subsidios provinciales con algún justificativo. Allí se distribuyeron cuanto menos dieciséis cheques de $200, cuatro de $300 y uno de $650. Pero en esta oportunidad en el interior del edificio, acompañando a los tres forasteros de chequeras ajenas aunque generosas (dos hombres y una mujer), se encontraban nuevamente Juan Ramón Ferreyra, Jaime Querol, pero se sumaban Norberto Clelia y el propio Javier Piccinato, candidato a presidente comunal por el FPCyS. No solo repartieron cheques entre los presentes sino que levantaron una suerte de ‘lista de pedidos’ en la que se incluso se ‘anotaron’ algunos infiltrados que habían ido a tomar nota de lo que sucedía y que, dicho sea de paso, tienen esperanza de, ante el revoleo, recibir alguno de estos cheques.

Intentando buscar explicaciones

Los montos de los cheques entregados por los referentes del FPCyS de Elortondo y firmados por Oscar Pasquinelli y Roberto Casas (uno Jefes de División y el otro Jefe de división de registros del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia) van desde los $200,00; $250,00, $300,00; $650,00 y hasta los $800,00. Y los más curioso es que, según pudimos averiguar, no existe ninguna explicación institucional para ese manejo discrecional de fondos que tienen montos tan variados. Podría existir algún patrón de requisitos que denotaran la existencia de alguna política pública de desarrollo social en las entregas tal cuál sería si se tratara, por ejemplo, de fondos enmarcados en algún ‘programa para madres solteras con hijos’, o ‘para pequeños emprendimientos’, o ‘para adquirir herramientas de trabajo’ procurando generar las condiciones para que los excluidos accedan a una actividad productiva. Pero aquí no encontramos ningún tipo de patrón de conducta o de características socio-económicas como para hallar alguna explicación a esta entrega de fondos que no la reduzcan a la mera discrecionalidad de una campaña política (con recursos públicos del estado). Lo cobraron mujeres solteras, mujeres casadas y con hijos y con maridos con trabajo, personas con buen pasar económico.

Emprendedores. Militantes políticos. Etcétera. Aquellos cheques que tienen montos más grandes (los de $800, por ejemplo) deberían corresponder a alguna tramitación previa, pero sin embargo no se conoce la existencia de las mismas. Si bien Elortondo es la localidad donde mayor proliferación de ‘cheques provenientes del Astra de la felicidad’ existe, también se los encontraron por las vecinas localidades de Firmat, Labordeboy, Miguel Torres y San Francisco de Santa Fe.

Cuando surgió la posibilidad de que alguien de fuera del PJ llegara a la máxima magistratura de la provincia de Santa Fe, amplísimos sectores de los más variados estamentos sociales, políticos, gremiales; se ilusionaron. ‘Compraron’, en el mejor de los sentidos, la necesidad de ‘la llegada del cambio’. Se sumaron a la esperanza. A la ilusión de dejar atrás ‘lo malo’ y comenzar con algo nuevo. Pero a casi dos años de iniciada la gestión Binner aquella ilusión parece comenzar a opacarse. Quizás todos estos hechos aquí reflejados y que tanto tienen que ver ‘con la vieja política’ (de la que la coalición gobernante decía estar ajena) provengan de estamentos inferiores del gobierno provincial y no sean directamente imputables al gobernador o a su entrono más íntimo. De todas formas por ser el máximo responsable de esa estructura política y gubernamental se deberían tomar medidas para terminar con estas prácticas. De lo que no quedan dudas es de que la utilización política que hacen, desde ese partido, de fondos públicos es tan obscena (o peor aún) como la que vivimos durante los tiempos pasados.

(*) Editor del periódico del sur santafesino PUEBLO Regional.

La presente nota fue publicada en la última edición de PUEBLO Regional.

Gracias a Catanpeist por tan sabroso link!

1 comentario:

El Filomata dijo...

En mi zona, el modus operandi es asi: sacan un subsidio a nombre de x persona (puede ser empleado de algun senador o diputado) y distribuyen entre varios. Algo que conozco por haberlo visto: subsidio de 10 mil dividido en 70 cheques de 130 (+/-) todos librados a la orden del beneficiario y endosado para largarlos en tooodo el departamento.

Clarito. Se habla de 14 millones en toda la provincia.

Un abrazo chamigo