sábado, 26 de diciembre de 2009

Nochebuena


(E. Galeano, gracias Fer)

Fernando Silva dirige el hospital de niños en Managua.

En vísperas de Navidad, se quedó trabajando hasta muy tarde. Ya estaban sonando los cohetes, y empezaban los fuegos artificiales a iluminar el cielo, cuando Fernando decidió marcharse. En su casa lo esperaban para festejar.

Hizo una última recorrida por las salas, viendo si todo queda en orden, y en eso estaba cuando sintió que unos pasos lo seguían. Unos pasos de algodón; se volvió y descubrió que uno de los enfermitos le andaba atrás. En la penumbra lo reconoció. Era un niño que estaba solo. Fernando reconoció su cara ya marcada por la muerte y esos ojos que pedían disculpas o quizá pedían permiso.

Fernando se acercó y el niño lo rozó con la mano:

-Decile a... -susurró el niño-

Decile a alguien, que yo estoy aquí.

7 comentarios:

Desperfecta dijo...

nada más para avisar que esos cuadros de nenes llorando los hizo un vago que hizo un pacto con el demonio, el post está bien, es Galeano, qué sé yo. Pero atenti con los cuadros.

Eduardo Real dijo...

Si hizo un pacto con el demonio, es del palo.

Pero lo cierto es que el cuadro era una porquería sensiblera, así que busqué otro que me pareció mejor y lo cambié.

Espero que esta fotografía no la haya tomado Lucifer o Belcebú.

Fernando J. Baez dijo...

Un pacto con el de moño?, viste Eduardo, vuelve Cruciani!

emeygriega dijo...

Tu post corta la respiración.
Año bueno para todos, Eduardo.
Te recomiendo el blog de este amigo español que tambien pacta con demonios:

http://elcuadernodeunizquierdista.blogspot.com/

Leguar dijo...

Uhhhh que patadoncito en la bolas!
Que buen relato. "pasos de algodón" que bien describe Galeano!

DIEGO dijo...

BUEN AÑO EDUARDO.

TE SALUDO

Eduardo Real dijo...

Gracias Diego, y felicidades para tutti quanti!