miércoles, 30 de diciembre de 2009

sábado, 26 de diciembre de 2009

Nochebuena


(E. Galeano, gracias Fer)

Fernando Silva dirige el hospital de niños en Managua.

En vísperas de Navidad, se quedó trabajando hasta muy tarde. Ya estaban sonando los cohetes, y empezaban los fuegos artificiales a iluminar el cielo, cuando Fernando decidió marcharse. En su casa lo esperaban para festejar.

Hizo una última recorrida por las salas, viendo si todo queda en orden, y en eso estaba cuando sintió que unos pasos lo seguían. Unos pasos de algodón; se volvió y descubrió que uno de los enfermitos le andaba atrás. En la penumbra lo reconoció. Era un niño que estaba solo. Fernando reconoció su cara ya marcada por la muerte y esos ojos que pedían disculpas o quizá pedían permiso.

Fernando se acercó y el niño lo rozó con la mano:

-Decile a... -susurró el niño-

Decile a alguien, que yo estoy aquí.

martes, 22 de diciembre de 2009

El Fracaso de los Heraldos Negros


Por Roberto Navarro, Página/12, Suplemento “Cash”, Domingo, 20 de diciembre de 2009

“Ni siquiera con la confiscación de las jubilaciones el Gobierno podrá cumplir con los vencimientos de la deuda pública de 2009: porque tendrá pesos, pero no dólares para cancelar los vencimientos.” El 9 de noviembre de 2008, el diario La Nación recogió esta opinión del economista Miguel Angel Broda. En el peor momento de la crisis financiera internacional, el consultor de la city generaba incertidumbre entre los inversores alertando sobre la posibilidad de un nuevo default argentino.

Un año después el país no sólo cumplió con todos sus compromisos de 2009; también constituyó un fondo con unos 6600 millones de dólares para pagar sus deudas de 2010. Se trató de otra equivocación de Broda en sus pronósticos, como el que vaticinó de un dólar a 10 pesos en 2002, valor que nunca alcanzó.

Pero no está sólo. Desde hace varios años el elenco de economistas de la city, cuya especialidad es el error en sus pronósticos, tropiezan una y otra vez con la misma piedra: su concepción ortodoxa de la economía junto a la tarea de actuar como instrumento de presión con sus opiniones a favor del establishment los precipita a equivocarse. Al ya mencionado Broda, en ese equipo de gurúes que hace mucho dejaron el análisis riguroso para transformarse en profesionales de estimaciones fallidas se encuentran varios más: Aldo Abram, Ricardo Arriazu, Daniel Artana, Mario Brodersohn, Juan Carlos De Pablo, José Luis Espert, Orlando Ferreres, Miguel Kiguel, Ricardo Delgado, Ricardo López Murphy, Manuel Solanet, Carlos Melconián, entre otro más.

De todos modos, ese elenco de economistas son afortunados: en cualquier otra profesión ya estarían buscando trabajo en otra actividad. Es difícil que un médico que haya sido acusado de mala praxis pueda seguir ejerciendo, o un arquitecto que se haya equivocado en los cálculos de construcción provocando un derrumbe pueda continuar su carrera laboral. Estos economistas, en cambio, son premiados en gran parte de los medios y en el establishment por sus errores.

En estas semanas cuando la tradición de la mayoría de los medios obliga a consultar a esos economistas sobre los pronósticos económicos de 2010, Cash prefirió evaluar lo que afirmaron y su resultado, para evitar caer en esa trampa de las estimaciones fallidas. Y, en última instancia, poder brindar en las fiestas sin el agobio de esos especialistas en el error. Como antídoto aquí se reproducen algunos de ellos.

Broda insistió el 3 de diciembre de 2008 en el programa A dos voces: “La inflación está desbocada, el año que viene no bajamos del 25 por ciento”. Otra vez se equivocó: para el Indec los precios subirán un 8 por ciento este año; las consultoras más respetadas de la city están cerrando el 2009 con registros del 12 al 15 por ciento.

Ricardo López Murphy fue entrevistado por la revista Noticias el 21 de febrero de 2009, al salir de un supermercado en Cariló y se jugó con uno de sus acostumbrados pronósticos apocalípticos: “Esto me recuerda a 2002. Va a ser un año muy difícil para el interior, tendremos una desocupación galopante y entraremos en una fuerte recesión. La Argentina no supo aprovechar las oportunidades que tuvo en los últimos años y ahora enfrentaremos los resultados”. El ex ministro de la Alianza no sólo ignoró en sus declaraciones que los problemas económicos locales se debían a la crisis financiera internacional; además vaticinó un desastre que jamás ocurrió.

Errores de diagnóstico. Mala praxis. Confusión. Operaciones políticas. Defensa de intereses sectoriales. ¿Cómo llamarlo? Desde que se desató la crisis de las hipotecas en Estados Unidos los diarios se inundaron de presagios de catástrofe vertidos por esos economistas mediáticos. Hoy, lo peor de la crisis internacional pasó y Argentina fue uno de los países que mejor soportaron el sacudón. Estados Unidos y las principales potencias de Europa sufrieron fuertes caídas de su producto bruto interno, déficit fiscales que llegan al 10 por ciento del PBI, elevaron fuertemente sus deudas públicas, tuvieron que salir a salvar a sus principales entidades financieras de la quiebra y aún siguen sufriendo el crecimiento del desempleo.

“El Gobierno sólo cuenta con la Anses. De los 30 mil millones de dólares de stock que guardan los jubilados, quedan para utilizar 12 mil millones y entre este año y 2009 hay vencimientos por 19 mil millones. Y eso es todo. La fiesta se acabó. No hay más plata y no se podrá pagar.” Con esas palabras, Manuel Solanet también apostaba al default en la Conferencia Anual de Fiel en noviembre de 2008.

Después Daniel Artana completaba el diagnóstico: “El Gobierno no podrá frenar la fuga de capitales, porque la desconfianza llegó para quedarse. Así, el país volverá a sus cíclicas crisis de divisas”. La fuga terminó en junio pasado y ya se recuperaron 5 mil millones de dólares. Las reservas del Banco Central cerrarán el año prácticamente en el mismo nivel que cuando Artana pronosticó lo peor.

Luego subió al púlpito Fernando Navajas y vaticinó: “El peor problema será la inflación, que no bajará del 25 por ciento. Así la situación será insostenible”.

“Predecir es difícil... especialmente el futuro”, dijo el físico danés Niels Bohr, galardonado con el Premio Nobel en 1922. Pero el problema de esos economistas no parece radicar en la dificultad de lidiar con la dinámica de los acontecimientos económicos que impide predecir el futuro con precisión. Si sólo se trata de errores, por qué siempre los pronósticos de estos famosos economistas de la city apuntan al desastre. ¿Por qué alguna vez no se equivocan augurando un futuro venturoso para el país?

Miguel Kiguel, ex funcionario del equipo económico del gobierno de Carlos Menem, afirmó en El Cronista el 4 de diciembre de 2008: “Nos espera una fuerte caída del PBI, porque los commodities volverán a los precios de hace un lustro. Tampoco parece que puedan funcionar los intentos por sostener el empleo mediante una política fiscal expansiva que incremente la obra pública, ya que los anuncios chocan con la imposibilidad de encontrar recursos para financiarlos. La falta de crédito limita la posibilidad de llevar adelante políticas macroeconómicas contracíclicas”. Kiguel no embocó una. Los commodities están en los niveles de hace un año; el Gobierno consiguió una caída del empleo mucho menor que en el resto de los países y el Ministerio de Planificación sobrecumplió su presupuesto.

“La única forma de que el Gobierno honre sus compromisos de deuda pública en 2009 es si consigue un superávit primario del 4 por ciento”, señaló a Ambito Financiero Aldo Abram. Hoy se sabe que el Estado canceló sus compromisos de 2009 con poco más del 1 por ciento de superávit fiscal. Abram no sólo erró sus estimaciones; también surge de sus palabras que estaba pidiendo un ajuste fiscal en el momento en que la mayoría de los países del mundo aumentó sus gastos para enfrentar la crisis. “Pero este Gobierno no lo va a hacer –siguió Abram–. Seguro volverá a capturar reservas del Banco Central para cerrar el 2009. Pero debo advertir que eso debilitaría la capacidad de la autoridad monetaria de defender el valor del peso y de nuestros ahorros en el sistema financiero. En cuyo caso, podríamos terminar incentivando una corrida cambiaria y bancaria que desemboque en una nueva crisis en la Argentina y, luego, quizás, en un default.” Tremendo augurio apocalíptico sólo es comparable con algunas declaraciones de Elisa Carrió. Pero la dirigente política no cuenta con un doctorado en Economía.

En los días en que se elaboró esta nota, varios de esos especialistas comenzaron a realizar sus pronósticos para 2010. El año que viene se verá si afinaron su puntería. El 2009 no fue un buen año para los economistas mediáticos. Algunos desnudaron sus falencias técnicas; otros jugaron a la profecía autocumplida; casi todos confiaron en la legendaria mala memoria de muchos argentinos.

PD: Para elongar la lista, y sin pretender agotarla, desde ya, agrego yo a Roberto Cachanosky, otro de los grandes Heraldos Negros conque contamos, quien poco antes de las elecciones del 28 de Junio del 2009, afirmaba en La Nación en una ¿nota? titulada "La Argentina va camino a otra crisis":

"Si Kirchner intentara aumentar el gasto, necesitaría más recursos. ¿De dónde pueden salir? Apropiándose de los flujos de ingresos o bien confiscando más activos.(...)


Le quedaría apropiarse de más stocks. Reservas del BCRA; confiscación de los depósitos bancarios en dólares contra un bono patriótico; estatización del comercio exterior, (...)


También podrían confiscar los silos bolsa, las cajas de seguridad o cualquier activo que consideren útil a los fines de financiar el gasto.


Deseo dejar en claro que no es éste un mensaje alarmista, sino sólo una descripción de lo que podría hacer Kirchner dados sus antecedentes confiscatorios, su escaso respeto por los derechos de propiedad y su ausencia de límites al actuar."

Gracias al último párrafo, me quedo más tranquilo. No era para emponzoñar el clima y hacer subir el "crispómetro"

O sea

lunes, 21 de diciembre de 2009

La Foto Pequeña de un tipo Grosso


No jodas, Andrés el Grosso, quedate con nosotros, que el barba no te necesita y nosotros sí.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Elisa Carrió, Pino Solanas y el síndrome Salieri

Por Teodoro Boot, Revista Zoom

Desde su primer brote en 2003, Lilita actuó, sintió y pensó por reacción: ante cualquier cosa que hiciera Kirchner, estuvo en contra. Solanas sostiene que la Mesa de Enlace “de forma espuria quiere gobernar el país”, propósito al que Pino viene contribuyendo con sus intervenciones políticas de un año y medio a esta parte.

Antonio Salieri fue en su época un músico muy exitoso y admirado. Autor de más de cuarenta óperas, tuvo por alumnos nada menos que a Schubert y a Liszt. Todo le hubiera seguido yendo de maravillas en su vida de no ser por Wolfang Amadeus Mozart, a quien secretamente envidiaba, temía y tal vez admiraba. Salieri conspiró contra Mozart hasta el extremo de ser recordado más que nada por su rivalidad con el gran músico austriaco, y hasta por haberlo asesinado, peregrina leyenda que carece por completo de fundamento. Pero tanta fue la envidia y la rivalidad que, además de amargar su vida y ciertamente arruinar su carrera, sirvieron de inspiración a la ópera del ruso Nikolái Rimski-Kórsakov, en la que se basaría el film Amadeus, dirigido por Milos Forman, gracias al que Antonio Salieri resulta conocido por los neófitos contemporáneos. Entre los jóvenes argentinos fue León Gieco quien popularizó su nombre con su tema Somos los Salieri de Charly, abierto homenaje al indudable talento de Charly García.

Pimpinela

En los denodados y del todo inútiles esfuerzos que aquí hacemos para comprender el alma humana, un presumible “síndrome Salieri” es todo lo que nos permite aproximarnos al origen de la extraña conducta y estrafalario rumbo de la señora Elisa Carrió: bastó con que el flamante gobierno de Néstor Kirchner llevara a cabo algunas de las iniciativas que ella había pregonado para que de súbito entrara en un espiral descendente rumbo a la psicosis, enfermedad mental caracterizada por la alteración de los vínculos con otras personas, la pérdida de contacto con la realidad y, en algunos casos, una acentuada tendencia al delirio.

Los ejemplos del asombroso cambio que en tan breve plazo experimentó la señora Carrió son demasiados como para nombrarlos sin abrumar al lector. Nos debería bastar con su oposición a la ley que estipulaba la movilidad de las retenciones a la exportación de productos agropecuarios, cuando había sido la misma Carrió (o así parece) la primera dirigente política en advertir (cuando, en tiempos de Duhalde, Lavagna las puso en práctica) sobre la imprescindible condición de que las retenciones fueran móviles a fin de que tuviesen alguna utilidad. Es cierto que en esos “lejanos” tiempos la señora Carrió era asesorada por el economista Rubén Lo Vuolo quien, siendo siempre crítico a la gestión gubernamental, nunca estuvo en las antípodas del rumbo general elegido por Néstor Kirchner. No lo suficiente, al menos, para la necesidad de la señora de “diferenciarse”, que por eso dejó de lado al lúcido Lo Vuolo reemplazándolo por el golden boy de la banca externa, Alfonso Prat Gay, cuyo principal mérito parece ser su tenaz oposición a cualquier intento de librar al país de la dependencia con los organismos financieros internacionales.

Bien mirado, fue un reemplazo lógico: desde su primer brote, Elisa Carrió actuó, sintió y pensó por reacción. Como si se tratara de una amante despechada, ante cualquier cosa que hiciera Néstor Kirchner ella estaría en contra, del mismo modo que militaría a favor de lo que fuere a que su numen se opusiera.

El vínculo de la señora Carrió con sus conmilitones no marcha por carriles de mayor normalidad, y no pasa día sin pelearse con alguno. En la última semana le tocó a Cobos, en la anterior a Margarita Stolbizer. Y así.

Sobre otros aspectos de su conducta y sus episodios delirantes apelo a la memoria del lector o acaso a los archivos periodísticos, cada tanto exhumados por algunos programas de TV para jolgorio general, prueba tal vez de que, fieles a la tradición, muchos argentinos seguimos riendo para no llorar.

En fin, que según podemos inferir, el actual estado de psicosis de la señora Carrió se habría originado en una suerte de “síndrome Salieri”, puesto que todo le hubiera resultado mejor tanto para ella como especialmente a los demás, si en vez de reaccionar con aquel incomprensible despecho hubiese aplaudido lo que el gobierno de Kirchner tenía de positivo y criticado lo que tenía de cuestionable, que ya de por sí era bastante. Además de ser esto una manifestación de cordura: es imposible que todo lo que haga un gobierno sea malo, especialmente si lo que hace es lo mismo que uno pretendía cinco minutos antes.

El enano Salieri que todos llevamos dentro

El síndrome parece aquejar también a otras gentes, lo que explicaría algunas conductas de otro modo incomprensibles, en particular la de Fernando Solanas, quien viene fastidiado, de origen y en principio, por la no-política (por decirlo bondadosamente) del gobierno nacional respecto a algunas áreas estratégicas de la vida nacional, como pueden serlo la energía y el transporte. Quien esto firma, afirma –con disculpas del ripio y en sintonía con Solanas–, que no existe la menor posibilidad de una política económica independiente si se prescinde del manejo de los recursos energéticos. Este es un axioma que todos aquí suscribimos, lo que no habilita para cualquier desmesura.

Fernando Solanas tuvo una desafortunada intervención política el año pasado apoyando la oposición de “su” diputado Claudio Lozano a la resolución 125, intervención de la que nunca acabó de entender sus consecuencias, a juzgar por sus dichos en el reportaje que le realizaran Gerardo Yomal y Hugo Presman, publicado en ZOOM. Pasa: un error lo comete cualquiera.

Como candidato a diputado nacional Solanas ensayó un discurso muy opositor al gobierno nacional y por completo prescindente de la existencia no ya política sino hasta biológica de Mauricio Macri. Le dio buenos resultados y resulta lógico que así fuera: Solanas consiguió unir la evocación de los pueblos originarios con el reclamo por la recuperación de la propiedad nacional del subsuelo, la defensa de los derechos humanos y la cerril oposición a Cristina Fernández. Esto le valió las simpatías de numerosos activistas juveniles, de varios peronistas de esos que uno duda si denominar ortodoxos, fundamentalistas o combativos, y del grupo Clarín, que lo consagró como su candidato predilecto. El resultado fue bueno, y así como los activistas de Proyecto Sur suelen exagerar la efímera incidencia que los votos de raigambre peronista pudieron haber tenido en su desempeño electoral, no valoran lo suficiente la importancia del voto juvenil, así como del que se nutrió de la generosa campaña de prensa del grupo Clarín, compuesto básicamente de opositores no macristas al gobierno nacional, que afluyeron en torrente hacia la lista de Solanas espantados por las representaciones melodramáticas de la señora Carrió. Bien de nuevo y hasta ahí, bravo por Solanas, que supo apelar a las ilusiones juveniles y usar en provecho propio el ansia antikirchnerista de Clarín y el gorilismo esencial de la clase media porteña.

El primer toque de alarma para algunos bienpensantes que observamos el derrotero de Solanas con cierta bonhomía, lo dio la presencia del cineasta en el programa de Mariano Grondona en la semana siguiente a las elecciones. Fue entonces que uno, que jamás acabará de ser un incauto, se preguntó: ¿A santo de qué?, que viene a ser la forma elegante de decir: “¿Qué carajo está haciendo ahí?”

Luego de otras incomprensibles intervenciones, Solanas volvió a Europa y todo en “su” fuerza política y en la heredada de Carrió pareció deslizarse hacia la normalidad. Ayudados por los resultados electorales que en cierta manera bajaron al oficialismo más cerca de la tierra, los diputados de la autodenominada centroizquierda tomaron alguna conciencia sobre su corresponsabilidad en los destinos del país, el bienestar de las gentes, los derechos de los trabajadores, la felicidad de los niños, la salud de los ancianos y otras tonterías por el estilo.

El gobierno, por su parte, mitigada en algo su arrogancia, pareció comprender la necesidad de concertar políticas, que viene a ser algo así como acordar y construir en común. Sin variar el rumbo, desde luego, porque pretenderlo es querer alterar el propósito básico de una fuerza política que, si tiene algo de valorable, es la tenacidad y la valentía con la que se aferra a un par de premisas nacionales que hacen a su existencia. Y si se permite, quien firma de nuevo afirma que en tales tenacidad y valentía se origina su involuntaria simpatía a las actuales autoridades que, justamente en eso, tanto se diferencian de la mariconería de sus predecesores, desde la primera vez que Raúl Alfonsín hocicó frente al FMI, allá por 1985 (conciente de su débil memoria, el autor pide desde ya disculpas por si el impulso antiimperialista del Dr. Alfonsín pudiera haber llegado más allá y se corrige y dice: desde que Raúl Alfonsín mandó a Bernardo Grinspun al desván de los trastos viejos, junto a algún ajado retrato de Hipólito Yrigoyen).

A propósito: cierta ingenuidad lleva a preguntarse por qué ese raro rasgo de valentía no es valorado por quienes cuestionan al actual gobierno desde la izquierda, o eso que dice serlo.

Llegó el cineasta y mandó parar

Fernando Solanas arribó desde Europa a tiempo para entorpecer una ardua negociación que en Diputados el oficialismo venía llevando a cabo con los representantes del centroizquierda, conciente, capaz que por primera vez en seis años, de que sus verdaderos enemigos se encuentran en el extremo opuesto del arco político y, básicamente, en los sectores concentrados de la economía.

Corresponde decir que el oficialismo pudo haber llegado a esa conclusión no de motu propio sino que arrastrado por las circunstancias, a regañadientes, de la misma manera que fue recuperando el manejo estatal de algunas áreas del quehacer económico. Quien firma vuelve a afirmar que las motivaciones últimas de cualquier acto carecen de importancia, y si se dice que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones, bien puede sostenerse exactamente lo contrario. En otras palabras, que si no podemos saludar al oficialismo por la recuperación de Aerolíneas Argentinas, felicitaremos entonces a la corrupción empresarial y a la venalidad opositora por haber empujado al oficialismo a tomar tan saludable decisión.

El señor Fernando Solanas no piensa como nosotros, evidentemente, y, para sorpresa de algunos muestra un grado de exigencia y purismo, digamos para ser suaves, inesperado.

Tras presentarse días pasados en el Parlamento para volcar hacia la negativa el voto positivo que los diputados bajo su influencia darían a la extensión por un año de algunas de las facultades que desde hace quince años el Congreso viene delegando en el Ejecutivo, Fernando Solanas afirmó: “No podemos convalidar este nuevo pacto de Olivos impulsado por el bipartidismo. Es una farsa esta oposición en bloque, impulsada por la Mesa de Enlace que quiere gobernar el país. Igual que el gobierno kirchnerista conserve los superpoderes y facultades delegadas”.

Desde luego, nadie es capaz de entender qué tiene de pacto bipartidista una votación en la que el principal partido de la oposición no coincide con el oficialismo, ni mucho menos en qué se parecería la votación de una de tantas leyes con el pacto que permitió una reforma constitucional que, entre otras cosas (y Solanas sigue haciéndose el burro al respecto, aun finalizada campaña electoral que autorizó a todo) impide la nacionalización de la propiedad del subsuelo y sus riquezas, llamémosle petroleras o mineras, tan reclamada por Solanas, que siempre se abstuvo de aclarar que para conseguirlo era preciso reformar la constitución vigente.

Es necesario agregar algo más: con el falaz argumento de bajar las retenciones a la exportación de soja, la negativa a prorrogar la delegación de la facultad de fijar los derechos aduaneros pretendía desfinanciar al Estado, o, en todo caso, quitarle al Ejecutivo los instrumentos para garantizar esa financiación. En este marco, poner a la Mesa de Enlace en un pie de igualdad con el gobierno nacional es un auténtico despropósito.

Solanas no consiguió que “sus” diputados se opusieran al proyecto oficialista, pero sí obtuvo su abstención, por lo que se ignora para qué diablos sirvió más que para contribuir a la campaña de deterioro gubernamental, que es justamente, el único objetivo de esa Mesa de Enlace que “de forma espuria quiere gobernar el país”, propósito al que el señor Solanas viene contribuyendo con todas sus intervenciones políticas de un año y medio a esta parte.

Y acá, en esa tan tenaz como infructuosa brega nuestra por tratar de comprender el alma humana, hacemos un alto para preguntarnos: ¿qué es lo que realmente tuvo el señor Solanas contra el gobierno de Néstor Kirchner y tiene ahora contra el de Cristina Fernández? ¿La negociación de contratos de explotación petrolera de la provincia de Santa Cruz? ¿La no nacionalización del subsuelo? ¿La continuidad de los convenios de explotación minera firmados por distintos gobernadores en época de Menem? ¿El veto a la ley de protección a los glaciares? ¿La no estatización ferroviaria? ¿Los acuerdos petroleros que la provincia de Mendoza firmó con el grupo Bulgheroni con la intercesión desinteresada de Julio Cobos y José Luis Manzano?

Tal vez tenga todo eso y mucho más. Nadie pretenda que Solanas sea oficialista, pero hay algo raro, algo anormal o en todo caso mórbido en ese estar mirando siempre la falta olvidando por completo los méritos, que el kirchnerismo también tiene, y a carradas, de compararse estos gobiernos con los de todos sus predecesores desde casi cuarenta años a esta parte. Es lógico que no los advierta Mariano Grondona, un hombre lo bastante coherente como para considerar defectos lo que nosotros, Proyecto Sur incluido, llamaríamos méritos, pero ¿qué pasa con Solanas que no se da cuenta? ¿Cree realmente que este gobierno es una continuación del de Carlos Menem, del que, y de paso cañazo, él formó parte junto con los personeros de Bunge y Born y otros impresentables, hasta que Carlos Menem no le cedió las Galerías Pacífico para la creación de un complejo cultural? Porque bastante tiempo le llevó a Fernando Solanas advertir lo que quedó perfectamente claro al día siguiente de la toma de posesión de Carlos Menem ¿O acaso creyó que Roig o Rapanelli eran discípulos de Aldo Ferrer?

Pero no vamos aquí a ensañarnos con los errores que el señor Solanas pudo haber cometido. Parafraseando el dicho inglés, se trata de un hombre “con un pasado”, lo que no lo desmerece ni mucho menos. Por el contrario: nadie aprende sin obrar ni actúa sin equivocarse, y suelen enseñar más los reveses que los triunfos. Pero ese “pasado”, esa experiencia debería inducir a una mirada más amplia y responsable de las cosas, especialmente cuando se trabaja tan esforzadamente por quitarle a las actuales autoridades capacidad para gobernar a sabiendas de que, de fracasar, no serán reemplazadas por una fuerza más popular y revolucionaria, sino por la derecha más recalcitrante y reaccionaria.

Tal vez Fernando Solanas se mostraría más prudente y menos irreductible si esta vez no pudiera irse a París y se viera obligado a compartir el destino con los demás argentinos. Claro que de tratarse del síndrome Salieri es vano cualquier razonamiento y más recomendable una terapia. Lamentablemente, hay muy pocos León Gieco y demasiados Salieri en este mundo.

martes, 15 de diciembre de 2009

El Pino y la Palmera


Por Alberto Lapolla* 10-12-09

Luego de los sucesos que dieron origen a las nuevas autoridades de la Cámara de diputados donde un arco opositor, abarcatorio de Lilita Carrió, el macrismo, el colombiano De Narváez, Felipe Monsanto Sola, el barrionuevismo, el duhaldismo, la UCR de Morales y Aguad, los representantes directos del parasitismo sojero, Proyecto Sur, los muchachos ‘progres’ del SI, la gente del GEN, el bonassismo, los amigos de De Gennaro, los chicos siempre tan oportunos de Libres del Sur. Todos unidos de manera alegre y chispeante a la más graneada oligarquía y a los representantes directos del capital multinacional. Rejunte variopinto dispuesto a constituir una mayoría parlamentaria a rajatabla, que haga imposible la marcha del gobierno kirchnerista, a quien consideran la quintaesencia del mal.


Este hecho, no menor para la marcha democrática y sin dudas lamentable, nos produce algunas reflexiones. Dejamos de lado el hecho nimio de que, estos opositores rejuntados hoy, confluyeran casi todos en el apoyo incondicional al lock out agrario de los rentistas sojeros de 2008. Lock out que constituyó el mayor intento de golpe de Estado, desde el golpe financiero que volteara a Alfonsín. Ignoremos también, que hoy estos muchachos irreverentes, usen como un ‘triunfo institucional’ el poder del número de votos, que cuando era usado en esa misma cámara hasta hace apenas unos días por la mayoría gubernamental, era tildado por esta jauría de ‘atropello institucional’. Parecen dignos hijos de monseñor Bergoglio, quien junto a Monsanto y don Eduardo Alberto, comandan este conglomerado, ya que practican el viejo dicho popular tan meneado de ‘haz lo que yo digo pero no lo que yo hago’.

Cuando el jefe de Proyecto Sur, nos explicaba, suelto de cuerpo, que el embate contra el kirchnerismo en la Cámara ‘se había trabajado en secreto durante un buen tiempo para asestarle un duro golpe al hegemonismo del gobierno’, es decir, nos contaba que junto a Carrió, Solá, de Narváez, Morales, Aguad, Pinedo, Macri, Caamaño y demás enemigos del pueblo y la nación, acordó un plan para debilitar al gobierno, las dudas pasaron al terreno del asco. Es decir, el amigo Pino, acordó con algunos que como Carrió y Morales, acaban de clamar por el exterminio de los pobres organizados, o peor aun, piden la intervención extranjera para derribar al gobierno de la presidenta Cristina Fernández. ¿Traición a la Patria se llama eso, no?

Sorprendido y asqueado el autor no pudo menos que recordar una frase de un historiador que expresara, con brutal certeza: ‘El jacobino que actúa como conservador da la razón a su enemigo y está listo a ser reemplazado por éste.’ Sabia frase de Ernesto Palacio, que cuaja perfecta para el accionar de esta nueva centroizquierda tan amiga de los gorilas de todo pelaje.

Es así que al autor le surgen dudas terribles y existenciales, que no puede dejar de compartir con sus conciudadanos. ¿Será este mismo señor el que junto a Octavio Getino realizara la Hora de los Hornos, Actualización Política y Doctrinaria... y ese maravilloso reportaje llamado La Revolución Peronista? ¿Será este nuevo amigo y defensor de la Sociedad Rural -que ‘ya no es la de antes’-, Monsanto y Bergoglio, el mismo autor de Los Hijos de Fierro, El exilio de Gardel y Sur? ¿Será cierto que esas obras maravillosas de la memoria histórica de los argentinos hayan sido realizadas por este amigo de los gorilas de todo pelaje?

Al autor le asaltan dudas terribles. Pero enamorado de la historia al fin, y tratando de preservar la memoria, tiene a bien proponer al amigo Jefe de Proyecto Sur, que en esta nueva versión de su trayectoria, tan amiga de los gorilas, cambie su apodo por el de Palmera. Ya que así preservamos su obra anterior y al mismo tiempo le ofrecemos un mejor refugio a sus nuevos amigos, los gorilas. Ya que éstos, ambiental y geográficamente, están mucho más cómodos trepados a una Palmera que a la sombra de un Pino, donde dicho sea de paso -deformación de mi otra profesión- casi nada puede crecer.

* Ing. Agrónomo e historiador, director del Instituto de Formación de la CMP, referente Nacional de Soberanía y Liberación

domingo, 13 de diciembre de 2009

La Emboscada K


Bueno, no sé cómo hicieron los garcas pero zafaron de la emboscada K que les habíamos preparado y se juntaron en el Rosedal. Nuestras cámaras estuvieron ahí y recogieron un par de testimonios de los asistentes, que hacen gala de un republicanismo sin par.

Otros asistentes al festín democrático, tales como El Dr., La Sra., el "ingeniero" Blumber, el Súper Rabino,  el Hijo de la Democracia, Aguad, la Chechu Pando, Liloncha, Minga, Manzanita Duhalde, Bobos, De Narváez, Feli Pillo, Hilux Alderete y demás integrantes del "Grupo A", departieron amablemente con nuestros cronistas, previo deplorar y lamentar de modo convincente las desafortunadas expresiones golpistas de un desubicado que no saben cómo se les infiltró, apellidado Biolcatti.

Consultados por nuestros cronistas respecto de la magra concurrencia al acto convocado por Clarín y La Nación, un vocero del grupo destacó que ellos hacen pie en la calidad y no en la cantidad.

O sea.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Se Supo: El Papa es del "Grupo B"...!


El titular de la Unidad Básica Vaticano, José "Pepe" Ratzinger, confesó su aficción por los embutidos asados servidos al pan (popularmente conocidos en Argentina como "choripán").

Aparentemente cooptado por las legiones vaticanas K (o por la Kaja, vaya uno a saber), el Papa apuntó contra los medios: "Intoxican los corazones", dijo el Pepe.

En breves declaraciones a nuestros corresponsales ante la Santa Sede, no sólo declaró su pertenencia al "Grupo B", sino que además fustigó a la prensa independiente.

"El papa Benedicto XVI realizó hoy una dura crítica a los medios de comunicación, a los que acusó de relatar y amplificar el mal, acostumbrar a la sociedad "a las cosas más horribles", hacerla "casi insensible" e "intoxicar los corazones". Y, en el día en el que la Iglesia católica celebra la Inmaculada Concepción, contrastó ese papel que atribuyó a los medios con el rol de la Virgen María, que "lleva una buena noticia".

María, a diferencia de los medios, "lleva a todos una bella noticia y repite a los hombres de nuestro tiempo: 'no tengan miedo, Jesús venció al mal, lo venció en la raíz, liberándonos de su dominio'", destacó hoy Joseph Ratzinger en la plaza España de Roma, bajo la lluvia y ante miles de fieles.

La celebración de la Inmaculada fue aprovechada por el pontífice para lanzar una durísima crítica a los diarios, radios y emisoras de TV, de las que dijo que son "culpables de intoxicar los corazones".

A través de los medios, sostuvo, el "mal es relatado, reiterado y amplificado, acostumbrándonos a las cosas más horribles, haciéndonos casi insensibles". Los medios, insistió, "nos hacen sentir siempre espectadores, como si el mal se refiriese sólo a los otros, y ciertas cosas a nosotros nunca nos podrían suceder".

Al concluir su discurso, Benedicto homenajeó públicamente a "todos los que en silencio, no con palabras sino con hechos, se esfuerzan en practicar esta ley evangélica del amor, que hace avanzar al mundo". Esas personas, se quejó también, "raramente son noticia".

Como puede apreciarse, la diKtadura no deja nada en pie.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Polémicas Cuentas del INDEKKKK

image001

Como el sofisma es regla en este blog kakista, agregamos uno que recibimos de la Polémica Secretaría de Comercio Interior.

En dicho sofisma, un tal "Napia" nos pregunta si los tipejos son que se ven en la imagen son 12 o son 13. Como llamamos al INDEKKKK y nadie nos sabe responder (NS/NC), lo ponemos a disposición de los polémicos lectores de este blog pa que digan cuántos son.

Y si no saben, que conteste el hijo del DIEGO, que según nos cuenta su propio padre lo resolvió e 7 minutos :)

Yo paso.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Exclusivo: Cómo Decidió el "Grupo A" el Reparto de Comisiones



Imágenes exclusivas: Nuestros corresponsales en el Congreso tuvieron acceso a las negociaciones secretas mediante las cuales el "Grupo A" decidió repartirse las comisiones en Diputados.

Los diputados electos del "Grupo A" se reparten las comisiones en la Cámara de Diputados, en el marco del diálogo, el consenso, la armonía, el respeto mutuo, la afinidad ideológica, la convergencia programática y las Normas ISO-9000.

El grupo homogeneo así obtenido asumirá sus bancas ni bien sean dados de alta del Hospital de Agudos y de la Seccional 2da.

viernes, 4 de diciembre de 2009

martes, 1 de diciembre de 2009

Cómo posicionarse como un líder político exitoso en pocos y sencillos pasos


Cada tanto, aparece algo nuevo en la blogósfera y uno se siente tentado a chorearlo bajo un irrefrenable ataque de cut+paste. Por ejemplo, éste post aparecido en Diarionoc y reproducido más abajo. Recomendado. Para mearse de a chorritos:

El politicólogo y pedicuro matriculado en la UBA, Adalberto Krieger Mazeta da una clase abierta de técnicas politológicas para los jóvenes líderes del futuro. Con estos sencillos consejos ya probados y aprobados por líderes en todo el mundo usted podrá ser un hombre que arrastre masas, convenza a multitudes y seduzca señoritas.

Buscando a los grosos

El politicólogo AKM recomienda como primera medida lo siguiente: “Para ser groso hay que juntarse con los grosos”, y aclaró “Pase lo que pase siempre deje atrás a los miserables que no puedan ayudarlo”

He aquí el decálogo de como ser un líder exitoso y arrollador:

1. Fundamental: Realizar denuncias sin fundamentos ni pruebas contra personajes públicos, reconocidos y de dudosa honestidad. Recuerde que no es lo que pueda probar, sino lo que logre que le crean.

Al respecto mostraremos un ejemplo practico: Cuando AKM intentó convertirse en Presidente de la Asociación Cooperadora del colegio de su pequeño hijo puso en practica la siguiente estratagema: realizó una denuncia falsa sobre comida en mal estado y negociados entre la directora de la escuela y el párroco local, a quienes acusó, además, de ser amantes y usar las instalaciones de la escuela para satisfacer sus mas bajos instintos.

2. Necesita un vocero valido y reconocido para sus absurdas denuncias:

Recuerde que a diario se realizan millones de denuncias y acusaciones, pero nadie les da bolilla. Usted necesita que se haga eco de sus palabras infundamentadas un medio que le aporte validez per se a sus palabras. El modo más rápido para lograrlo es asociarse a grandes monopolios de información, quienes estarán muy agradecidos de que usted eche tierra sobre sus enemigos políticos y económicos. Recuerde que al respecto usted deberá comenzar a calumniar a gente por encargo, ya que posiblemente no tenga el dinero suficiente para pagar los enormes espacios de tiempo y de papel que le darán en estos polos de información imparcial.

3. Creando la imagen perfecta (ajustando la sintonía del canal)

Ahora que usted ha logrado el favor de los grandes medios necesita tener una imagen incontrastable. Recuerde que a partir de ahora usted será el enemigo público número 1 de lo malosos, los corruptos, los inmorales, los atorrantes, los que roban, los que se endrogan, los que beben, los que buscan relaciones de una noche, los que patean perritos por puro gusto, los que chiflan a las mujeres y los que ponen la música muy alto a las 3 de la madrugada. Naturalmente en contraste usted debe dar siempre una imagen de santo laico, pero no exagere. A nadie le gustan los nabos chupacirios.

Deberá aparecer frente a la sociedad como una persona intachable, incorruptible y moral. Al respecto citaremos otro ejemplo de AKM, quien luego de haber acusado a la directora y al párroco fue denunciado por perjurio y se defendió con un argumento irrebatible: “Esto que dicen de mí, lo dicen porque yo los descubrí y ahora como no tienen nada mejor que decir para defenderse me acusan a mi”. Importante: nótese como AKM rebate el argumento poniéndose en victima y haciéndose mártir de una causa supuestamente noble, con la que la chusma palurda no puede dejar de sentir empatía.
Aprenda entonces que usted debe contestar ante las argumentaciones de sus contrincantes poniéndose en victima

4. Armando el partido político.

A estas alturas usted ya tendrá la imagen, la controversia y el público y los medios, entonces ya esta listo para tomar el poder, pero primero necesita un “equipo de pusilánimes obedientes”, también llamado “equipo de trabajo” o “partido político” entrenados a su imagen y semejanza, y lo suficientemente obsecuentes para obedecerle en todo lo que usted haga y diga. Recuerde que la estatura de su equipo destaca o ensombrece su propia figura. Por lo tanto es recomendable tener con usted un equipo de gente sin aspiraciones propias y con un intelecto más bien tirando a pobretón, de este modo cualquier cosa que usted diga será tomada como brillante y como algo que su equipo de trabajo jamás se le hubiera ocurrido. Así logra el efecto óptico de mostrarse como sabio.

AKM recomienda además, que los obsecuentes no lo opaquen en NADA, lo que significa que deben ser además de estúpidos; feos, sin gracia y con pocas ambiciones.

5. Formando a los cebollines.

El autentico líder del mañana no es solo un charlatán desbocado, también es un intelectual y como tal debe tener su propia academia, donde formar a los dirigentes del futuro. Allí les enseña el amor por la verdad, la moral y sobretodo por el líder, que es infalible. Estos jóvenes una vez que están maduros pasan a formar parte de las filas de lo que será conocido como las “juventudes X”* Estos jóvenes están llamados a ser los custodios del partido y su doctrina.

6. Objetivo: Campeón Moral.

Importante: Recuerde que usted es un líder opositor y por lo tanto infalible, lo que quiere decir que usted NO DEBE GANAR ELECCIONES, porque sino quedaría en evidencia rápidamente toda su inutilidad, y todo aquello que usted prometió tendría que hacerlo, algo para lo que no esta preparado.

AKM lo sintetiza del siguiente modo: “el mejor jugador siempre es el suplente”. Usted debe mantenerse fuera de la cancha. No acepte por nada del mundo un cargo administrativo y especialmente si eso incluye responsabilidades.

El autentico líder infalible siempre será victima de los poderosos y perderá las elecciones de modo dudoso. Frente a las maniobras oscuras del poder usted siempre opondrá su dignidad. Recuerde: cuanto mayor sea la cantidad de votos que lo separan del ganador mayor dignidad obtendrá. Preferentemente haga que sus partidarios voten por el contrario y durante la campaña política diga la mayor cantidad de pavadas posible, asuste al electorado, usted no puede correr el riesgo de ganar las elecciones.

7. El renunciamiento histórico.

Pocas hechos políticos son tan dramáticos y recordados en la historia nacional como el renunciamiento de Evita a la vicepresidencia. Recréelo.
Esta maniobra debe realizarse luego de haber perdido varias elecciones, pero antes de que caiga en el descrédito del electorado. Usted debe pronunciar el Renunciamiento histórico a algo, ya sea un cargo político, si es que lo logró o a su propio partido. Debe cargarlo de emoción.

Como usted sabe todos sus actos son luchas entre el bien y el mal, por lo tanto al renunciar usted debe recordar que todo ha sido una maniobra del mal para sacarlo del medio. Use un tono apocalíptico y prometa que solo volverá en caso de que el mundo se venga abajo o que la gente se lo pida, de este modo deja la puerta abierta para volver a la semana siguiente, en caso de que la repercusión sea escasa.

8. Un paso polémico: El ejercicio del sucio poder.

Sobre este punto existe una gran controversia que no ha sido resuelta. En la teoría original del Politicólogo Adalberto Krieger Mazeta proponía que el poder era sucio y el líder perfecto no debía manchar sus manos tomándolo, principalmente porque fracasaría en su ejercicio. Pero existe un supuesto en el cual Mazeta consideraba que si, se debía tomar el poder, el caso seria el de una situación de post crisis, donde cualquier perejil que tomara el poder seria mejor que la situación reinante, incluso un líder perfecto. Por último cabe señalar que este punto nunca termino de desarrollarlo y este punto es puramente experimental.