domingo, 21 de febrero de 2010

Zeitgeist Addendum



Si no sabe en qué usar las próximas dos horas, le recomiendo que lo haga viendo Zeitgeist Addendum. Nada volverá a ser igual para usted luego de verla. De un modo extremadamente didáctico, le ayudará a comprender porqué las cosas son como son, por un lado, y porqué el sistema se resiste a ser cambiado de un modo radical, aún cuando varias de las condiciones para hacerlo ya están dadas en la actualidad.

Mi recomendación se refiere particularmente a las dos primeras partes: La parte I, donde aborda el tema de la generación del dinero, que se sostiene únicamente a través de la fé y el endeudamiento, en una gigantesca bicicleta planetaria con eje en la FED y sus poleas de transmisión: el Banco Mundial y el FMI.

En la parte II presenta una entrevista a John Perkins, el autor de "Confessions of an Economic Hit Man", cuya entrevista con Amy Goodman transcribí en mi blog en inglés hace un año. Para hacerla corta a quienes escuchan su nombre por primera vez, John Perkins es una especie de Pontaquarto del capitalismo, pero del capitalismo grosso, no del chiquitaje. Tal vez la comparación con Hernán Arbizu sería más apropiada por la temática. Un arrepentido, bah.


Dado que John Perkins (y/o sus homólogos) fueron los encargados directos de ejecutar las acciones que luego el mundo conoció como los golpes de estado de Mossadegh en Irán y su "canje" por el Sha, el de Jacobo Arbenz en Guatemala, el de Jaime Roldós en Ecuador, el de Torrijos en Panamá, el de Chávez en Venezuela, el de Saddam Hussein en Irak y tantos más, su testimonio es invalorable. Sabe de qué habla porque él mismo lo hizo, fue uno de los ejecutores materiales de estos hechos que cito.

Es invalorable el testimonio que aporta en materia de describir las tres etapas en las que el sistema financiero  basa su accionar:

1. Hacer endeudar a un país de modo tal que la deuda le resulte impagable (deuda externa), de modo tal que no tenga otra salida que entregar todos sus recursos naturales a las corporaciones (conocidos aquí como privatización y "ajuste").

2. Si algún país se resiste a entregar sus riquezas naturales, entra a jugar la segunda parte del plan: Los killers de la CIA o sus "contratistas" (Blackwaters, Halliburton, etc.). Así murieron Roldós y Torrijos con pocos meses de diferencia: "Se les cayó el avión en que viajaban". Lo mismo que había dicho al aire Pinochet para con el Chicho aquel 11/S pero del '73, sólo que éste les ahorró el trabajo disparándose con la metralleta de Fidel. O como estuvo a minutos de suceder con Chávez luego del golpe que le asestaron RCTV y Globovisión en el 2002. O, como casi sucede hace pocos meses con Zelaya en Honduras. Muerto el perro, se acabó la rabia.

3. Sin embargo, pese a esta escalada, algunos sortean este obstáculo y comienza entonces la tercera fase: La invasión directa. Saddam Hussein en Iraq, Slobodan Milosevic en Serbia y Manuel Noriega en Panamá saben de qué hablo. Sabe de qué habla Chávez, cuando se ve rodeado por el "Plan Colombia" y las bases que acaban de instalar a su alrededor, sumadas a la reactivación de la IV Flota. De éso se trata: Ni más ni menos que de la Tercera Fase de este plan. No entregaste tu petróleo, te resistís a seguir los dictados de Washington, tu guardia personal es lo suficientemente buena como para impedirnos volarte por los aires... Te invadimos el país.

En síntesis, un testimonio del que no se puede prescindir, viniendo de uno de sus ejecutores directos. Y del que cabe no hacer oidos sordos, porque en Argentina evidentemente en cualquier momento comienza la fase II. Los medios de la patronal ya están haciendo lo suyo para que después resulte "natural" el "Maten a la yegua". Son el equivalente a la RCTV y Globovisión de Chávez, que alguna vez mostramos cómo operan en esta etapa.

El tercer y cuarto capítulo de Zeitgeist Addendum es el que hace más ruido desde mi punto de vista. Plantea la solución de la mano del aprovechamiento integral de las energías renovables y de la tecnología, prescindiendo de la política. Es decir, plantea el "cómo" (energías renovables + tecnología) prescindiendo del "para qué" (política).

Sin dudas que las energías renovables y la tecnología son dos pilares fundamentales de cualquier alternativa futura para "salirse" del actual sistema, cuya descripción es magistralmente expuesta en los dos primeros capítulos. Olvida citar, sin embargo, que esas dos partes de la solución no alcanzan para obtener "la solución" integral del problema.

En efecto, y teniendo aparatejos que fabriquen prácticamente todo, y con energía limpia e inacabable en abundancia, el trabajo prácticamente resultaría una actividad obsoleta. O, mejor aún, al no requerirse de dinero en este mundo ideal, al no estar compelido por las deudas, cada cual haría gratuitamente el trabajo que le encanta hacer sin que nadie le pague nada. De hecho, yo escribo (cuando tengo ganas) en este blog gratuitamente. Mi hijo hace unos dibujos de puta madres sólo por el placer de hacerlos. Mi esposa cuida animales y los recoge de la calle sin pretender paga alguna. Cada cual hace, por el solo placer de hacerlo, diferentes cosas que a los demás les puede servir.

La pregunta que a mi entender no responde este esquema es ¿Quién haría los trabajos que nadie quiere hacer? ¿Cuál sería su estímulo inmaterial, ya que no cabe la satisfacción personal de hacerlos? Me refiero, por supuesto, a actividades imprescindibles que difícilmente otorguen satisfacción personal: Recolector de basura, funebrero, destapador de cloacas, y sigue la lista. Evidentemente, es probable que un 90% del trabajo pueda suplantarse por máquinas. ¿Quién haría el 10% restante?

That is the question.

En síntesis, una excelente y muy didáctica descripción del problema. Pero según lo veo yo, o bien falla en la respuesta al problema, o bien ésta es incompleta. ¿Alguna idea?

10 comentarios:

Fede dijo...

Me hice la misma pregunta hace tiempo y volvi a pensarla cuando vi este documental. Creo que asi como cuando en la primera parte, tambien al final, para mi gusto desvaria un poco, aca una vez mas, lanza una punta a una nueva pregunta, y es la que haria replantearse la misma respuesta que ellos dan. En resumen, me parece sano que no puedan dar una respuesta congruente y "llena", ya que de algun modo, alimenta el debate.
En particular, sostengo que, la idiosincracia humana esta compuesta por un elemento competitivo y egoista , desarrollado en diferentes proporciones dependiendo del sujeto, de alguna manera, es necesaria algun tipo de compensacion para que en ese "mundo ideal" las personas que realicen trabajos no deseados, tengan o sean naturalmente inducidos a desearlos.
Sin ir mas lejos, en la actualidad mas de un individuo se ha recibido de contador o de administracion de empresas porque "Da guita".
Existen muchos tipos de recompensa no solo material, para poder estimular esa parte del ego ... no estaria mal pensarlas

Eduardo Real dijo...

Fede: Sí. Es imprescindible encontrarle el agujero al mate, aunque con cierta premura.

Lo que buena parte del mundo tiene en claro (aunque no lo manifiesten exactamente de este modo), es que un determinado ciclo histórico está tocando a su fin.

Pero si del otro lado no le encontramos el agujero al mate, es verosímil que aún si cayera la nave madre, no tengamos una respuesta mejor para darle que alguna de las variantes actuales yapadas con alambre.

Y ahí sí que habríamos perdido una oportunidad histórica de torcer el rumbo de la historia "pa'l lau de la justicia".

Nacho dijo...

Capaz me hago un rato y la miro, pero dígame, ¿es más seria esta segunda parte que la primera, donde afirmaban que las torres gemelas no las tiraron dos aviones sino unos misteriosos explosivos internos, como parte de una conspiración mundial de tamaño inédito de la que -por alguna misteriosa razón- no se puede probar absolutamente nada?

Eduardo Real dijo...

Nacho: Las partes I y II, que son las que recomiendo, contiene datos que en su gran mayoría ya eran conocidos de antes, sólo que los presenta de un modo sumamente didáctico y comprensible para cualquiera.

Las partes III y IV empieza a patinar con el Proyecto Venus, donde se pinta un mundo de rosas difícilmente creíble al menos para mí, y no explica cómo sería la transición entre uno y otro.

De cualquier modo, el sistema actual está crujiendo por los cuatro costados, así que no es muy difícil coincidir en el diagnóstico. Sí en la solución propuesta, que a mi entender se les vuela la gorra.

Respecto de lo del 11/S, claro, se fueron del otro lado. Sin embargo, y lo deja en claro John Perkins (el propio Hit Man), que la invasión a Irak ya estaba decidida de antemano, hubiera o no 11/S. Sólo que ésto les facilitó las cosas: Tuvieron la excusa perfecta, inventando relaciones inexistentes entre Saddam y Al-Qaida, las armas de destrucción masiva, etc. Todo ésto AHORA está perfectamente claro, pero en ese momento lo utilizaron para gatillar la invasión. Cuando se descubrió la trampa, ya era tarde y Saddam ya estaba ahorcado.

Pasa exactamente lo mismo con el famoso "Bin Laden" (que Alá lo conserve donde sea que esté): Toda la sarasa de que un tipo escondido en las cuevas de Tora Bora había volado el WTC a 20 mil kilómetros de distancia, poco a poco se va desvaneciendo. Al punto tal que en la página de "Ten Most Wanted" del FBI no se lo acusa de nada relacionado con la voladura del WTC. Aquí está el link donde podés comprobarlo vos mismo:

http://www.fbi.gov/wanted/terrorists/terbinladen.htm

Sobre este punto en particular, y sobre la basura informativa que estamos recibiendo, escribí hace tiempo este otro artículo:

http://centroizquierda.blogspot.com/2008/09/nio-que-so-no-se-dice.html

Ricardo dijo...

Gracias por la recomendación.
Siempre pienso en bajarla y luego me olvido.

Saludos.

Nacho dijo...

Eduardo: De acuerdo en que Irak ya estaba en mente y el 9/11 les facilitó las cosas, pero con respecto a Bin Laden soy más prudente.

Bin Laden no aparece en la página del FBI por algo que EEUU y Reino Unido suelen afirmar: que saben que Bin Laden es culpable pero no podrían demostrarlo jurídicamente (porque es información clasificada, etc.). El FBI investiga crímenes federales, y si no podés presentar un caso jurídico como la gente, no podés iniciar una orden de "buscado" contra alguien.

Ahora, yo coincido en que huele muy mal que los tipos digan "sabemos que tal es culpable pero no podemos decir por qué". Es un escenario de terror, una idea que bien podría inspirar novelas distópicas (si es que no las ha inspirado ya).

EEUU inició el bombardeo a Afganistán sin haber presentado pruebas claras de que el gobierno afgano tuviera que ver con los atentados, y esto es -coincidimos seguramente- muy jodido. También bombardeó antes de que Al Qaeda afirmara haber tenido que ver con la voladura de las torres, si mal no recuerdo.

Pero, acá viene lo clave: Bin Laden SÍ dijo haber planeado el atentado. En un video de 2004, último año en que aparecieron videos de él por cierto, afirmó entre otras cosas: "We had agreed with [the September 11] overall commander, Mohammed Atta, may God rest his soul, to carry out all operations in 20 minutes before Bush and his administration take notice." Las traducciones del Árabe al inglés son muchas veces tramposas (ésta la hizo Reuters), como ha pasado con algunas del presidente de Irán, pero nunca escuché que alguien cuestionara la fidelidad de éstas.

¿Cómo cierra, para vos, que el tipo haya confesado, con la hipótesis de que en realidad no tuvo nada que ver?

Eduardo Real dijo...

Nacho: "¿Cómo cierra, para vos, que el tipo haya confesado, con la hipótesis de que en realidad no tuvo nada que ver?"

No veo contradicción, por dos motivos mutuamente excluyentes:

1. Olvidate por un momento de la visión local de las cosas que tenemos acá: En los países musulmanes, adjudicarse haber volteado las WTC es una bravuconada que otorga prestigio, no desprestigio. Es como el gol con la mano a los ingleses. Ni más ni menos. En otras palabras, el tipo no "confesó". "Se jactó de", que es bien diferente.

Pero hay otra alternativa, que si uno decidiera dejar de lado esta explicación, es mucho peor, y a mi entender aún más probable:

2. Bin Laden no dijo, sino que alguien dijo que dijo, que es diferente. Y "lo dijo" (ponele) casualmente cuando Bush necesitaba como el aire encarnar el mal en alguien concreto.

No es la primera vez que aparecen cintas grabadas "certificadas por la CIA", en la que además de resultar altamente cuestionables su veracidad, la traducción que hacen (p.e., la MEMRI-TV) es torcida intencionalmente para hacer decir lo que no dice. No te olvides que es una traducción probablemente del Pashto o Dari al inglés...

Resumiendo mis dudas respecto de la "confesión":

1. ¿Confesó o se jactó?

2. ¿Quién puede asegurar que la grabación es de Bin Laden? ¿La CIA, que "asegura su veracidad"?

3. ¿Quién puede asegurar que dijo lo que dicen que dijo?

A todo ésto, debo aclararte que a esta altura de la soirée, la cantidad de certezas que tengo es cada vez menor. En particular a lo que difunde la "Prensa Independiente" cuando algún poderoso necesita que se diga o imponga alguna visión en particular sobre algo o alguien.

Nacho dijo...

Completamente de acuerdo en la crítica a mi elección del verbo "confesar". Al menos para un tipo como Bin Laden, claramente no aplica. Y no sería la primera vez que alguien se jacta de un atentado que no cometió.

Con respecto a las traducciones, coincido totalmente en cuanto a ser muy escéptico de ellas. Lamentablemente, no podemos hacer con un texto en farsí, árabe o algún oscuro dialecto tribal lo que podemos hacer con uno en inglés o español - ir a leerlo o escucharlo directamente de la fuente y sacar nuestras conclusiones. Todo viene filtrado, y siempre hay que ver quién lo traduce. ¿Una de las 3 ó 4 agencias de noticias occidentales que levantan casi todos los diarios que leemos? ¿Un canal de TV árabe (en ese caso, un canal que responde a quién? no es lo mismo MEMRI que Al Jazeera, digamos)? ¿Un neo-con buscando excusas para invadir un país? Etc.

Por eso comenté al pasar lo de las traducciones del Ahmadinejad, que si bien no es un tipo que me caiga simpático, para mí está claro que en el pasado han deformado dichos suyos para hacerlo aparecer peor y más amenazante de lo que es (como cuando se dijo que había afirmado que quería borrar a Israel del mapa, todas cosas que después los diarios y la TV repiten acríticamente).

Esto me hace ser escéptico de las supuestas traducciones de videos de Bin Laden (y de cualquier otro tipo que hable en una lengua que tenga pocos traductores posibles en occidente).

Pero tengo entendido que el video de 2004 (puesto al aire por Al Jazeera) era creíble, y no he visto cuestionamientos sobre la traducción, cosa que sí ha habido sobre otros videos de él. Fuentes completamente escépticas sobre la política exterior de Estados Unidos, incluyendo algunas capaces de entender el video sin necesidad de traducción -el video estaba en árabe, no es tan difícil encontrar gente que lo hable-, no dudan, sin embargo, de que Bin Laden se haya declarado como autor intelectual de los atentados en ese video. Así que la hipótesis de la mala traducción no me parece que cierre, en este caso, si bien sé que estas cosas suceden bastante.

Eduardo Real dijo...

Nacho: Entre nosotros y los hechos están los medios. Y yo les creo cada vez menos. Muchísimo menos aún cuando se escucha insistentemente una única campana y parece que todo fuera clarísimo: Chávez es malo, Ahmadinejad es malo, Moreno es malo, pero Lula es bueno, Bachelet es buena, Alan García es bueno, Uribe es bueno.

No me jodan. Soy cartesiano. Ni muy muy ni tan tan. Vaya alguien a decir en el País Vasco que la ETA es mala. Te fusilan. O el IRA en Irlanda. Uno tiende a mirar desde su propio contexto cosas que suceden en otro contexto y otra cultura, y claro, las cosas no le cierran.

Glenn Greenwald, un periodista norteamericano que descubrí hace ya algún tiempo, escribió esta nota que me animo a recomendarte sobre la palabra "Terrorismo"(1). Es redonda, no le falta ni le sobra una coma, a mi entender. Es un modo de entender las cosas diferente al que estamos acostumbrados a escuchar. Ojalá en Argentina tuviéramos 5 o 6 periodistas que planteen los temas desde esta perspectiva, y no el traca traca del discurso único que nos bajan de la mañana a la noche. Voy a ver si la traduzco para el blog.

(1) http://www.salon.com/news/opinion/glenn_greenwald/2010/02/19/terrorism/index.html

PD: Si no me equivoco, la "traducción torcida" de Ahmadinejad se originó precisamente en MEMRI, el órgano de hasbara de la AIPAC, y a éso me refería en la cita del comment anterior. Agregale a ésto que ahora Ahmadinejad reprime a los Hondureños(2), o que los seguidores de Ahmadinejad se convierten en Mousavistas por obra y arte de los medios (3) y tenés cartón lleno: Pongan los fideos. La manipulación ya es demasiado grosera para no ser advertida.

(2) http://www.pascualserrano.net/noticias/ahmadineyad-reprime-a-los-hondurenos
(3) http://centroizquierda.blogspot.com/2009/06/iran-las-patas-de-la-mentira.html

Nacho dijo...

Estoy de acuerdo (en líneas generales) con lo último que planteás y con la influencia que tiene en la conformación de la opinión pública y lo que ésta acepta como verdades, pero inclusive un reloj parado da bien la hora un par de veces al día.

Si los medios me dicen que Chávez es un tirano, Uribe un demócrata y además que refrescó, puedo ser escéptico de las tres afirmaciones, pero si cuando salgo a la calle efectivamente hace frío, me pongo el pullover, sin que eso necesariamente signifique que paso a creerme las otras dos cosas.

No te digo que tengo el mismo nivel de certeza sobre la responsabilidad de Osama en los atentados que la que tendría del frío si salgo a la calle y siento que efectivamente hace frío, pero me parece que es la hipótesis más razonable de creer, y no porque lo digan los medios (siempre hay que tratar de verificar independientemente lo que afirman, sabiendo que son los constructores de la verdad oficial). Esto no quita que sea cierto que en base a esa verdad monten un montón de mentiras y deformaciones ("Bin Laden tiene relación con Irak", "Bin Laden nos bombardea porque odia nuestra libertad", etc. etc.), pero eso en particular me parece razonable de creer por la evidencia que hay; no conozco otra hipótesis alternativa que sea mínimamente convincente.