miércoles, 7 de abril de 2010

Kirguizstan: Otra Revolución de Colores que cae?

La batalla de Talas, allá por el 700 ADC entre el Califato Abásida y los chinos de la dinastía Tang en territorio del actual Kirguizstan, probablemente no sea de las más memorables ni recordadas. Excepto por un detalle: Luego de la batalla, se dice, uno de los prisioneros chinos reveló a occidente el secreto de la elaboración del papel.

En esta misma ciudad kirguiza, hace pocas horas, acaba de iniciarse una revuelta que terminó por deponer a Kurmanbek Bakiev, quien en 2005 encabezó el movimiento que se conoció por entonces como la "Revolución de los Tulipanes", la tercera de las Revoluciones de Color alentadas por USA en el ex-espacio Soviético luego de la Revolución Rosa que derrocó a Shevardnadze (el ex-Canciller de Gorbachev) de Georgia en el 2003 y la Revolución Naranja del 2004 con la que le afanaron la presidencia de Ucrania al hace pocos días nuevamente electo y pro-ruso Yanukovich.

Y cayó Bakiev aún luego de haberle alquilado a USA la Base Aérea de Manas, estratégica para proveer apoyo logístico a las tropas invasoras en Afganistán, luego de haber sido expulsados por Islam Karimov de Uzbékistan por las críticas a la masacre de Plaza Babur en Andijan en mayo del 2005.

Lo mismo que hace pocos días en Ucrania, otra "Revolución de Colores" que se cae"?

Actualización al 09/04/10: Tal lo comentado más arriba, hoy el staff del Christian Science Monitor refuerza las sospechas de que la real batalla se dará, por el lado ruso, para que Kirguizstan anule (o acorte) el alquiler de la Base Aérea de Manas a USA.

El año pasado Rusia había intentado alquilársela al depuesto Bakiyev por 2 mil millones de U$S a efectos de dejar a USA sin punto de abastecimiento para sus tropas invasoras de Afganistán. No obstante, a posteriori parece que el "Revolucionario Bakiyev" obtuvo de USA "una propuesta que no pudo rechazar", al decir de Don Vito Corleone, ya que se la terminó alquilando. La respuesta rusa fue aumentarle fuertemente el costo de la energía enviada, que ahora se torna impagable para los kirguizes, y con lo cual ayudó a cavarle la tumba a Bakiyev.

Si USA pierde Manas, en el "Great Game" Rusia se anota un poroto, y en el chiquitaje gana Islam Karimov, el presidente vitalicio (en los hechos) de Uzbékistan. Para seguir abasteciendo a las tropas en Afganistán, USA deberá mudar la base de Manas a Khanabad, o reforzar la de Navoi, ambas en Uzbékistan y esta última actualmente alquilada en lo formal a Corea del Sur, pero en lo real operada por USA. En cualquiera de los casos, USA deberá agachar la cresta ante Karimov, que los había echado de Khanabad en el 2005 por las críticas recibidas a raíz de la Matanza de Andijon (bastante peor que la de Tian An Men, pero ocultada y/o ignorada por la Gran Prensa).

A primera vista pareciera que el golpe está apoyado por Rusia, ya que inmediatamente de ocurrido, Vladimir Putin llamó a la nueva líder kirguiza, Roza Otunbayeva (una especie de Carrió pero menos deschancletada) para ofrecerle su ayuda, lo que de hecho significa reconocer al nuevo gobierno por parte de Rusia. Asimismo, la prensa rusa hace rato que le había quitado su apoyo a Bakiyev, describiéndolo como corrupto e inescrupuloso. Sin embargo, se debe tener presente que Otunbayeva fue una de las promotoras originales de la "Revolución de los Tulipanes" y que fue embajadora de Kirguizstán en Washington y Londres, lo que indica que la perdiz puede terminar saliendo para cualquier lado.

Al estilo Bakíev, será cuestión de ver quién paga más :)

PS: Hé aquí un par de buenos motivos para que los rusos le metieran un buen shot de cul a Bakíev.

4 comentarios:

DIEGO dijo...

mañana lo leo, no quiero hacerlo a los pedos. depués te escribo.

a la tarde al obelisco, para tapar otra revolución de colores

DIEGO dijo...

¿acá tampoco hay buenos y malos, sino malos y peores?

Eduardo Real dijo...

En las plazas probablemente no. Los malos y peores están detrás del telón, moviendo los piolines.

Como en "el campo", que nunca se habló de Grobocopatel, Cargill etc. ni de su vocero TN.

Eduardo Real dijo...

"a la tarde al obelisco, para tapar otra revolución de colores"

Ahí estaremos.